[WolfWolf @ Mardi Gras. A Coruña. 15.01.2018]
[Promotor: El Beasto Bookings]

Fría noche coruñesa la que se les presentó a los suizos WolfWolf en su concierto en la sala Mardi Gras dentro de su particular “The Tapas Exploring Tour”. Y no solo por el gélido y lluvioso panorama en la calle, sino por la desalentadora vista en el interior del local que acogió a una treintena de asistentes para disfrutar su directo. La escasez de público no fue motivo para desplegar todo su potencial sobre las tablas, más bien todo lo contrario, porque Mr. Wolf y Mr. Wolf (que así se hacen llamar los centro europeos) no se quitaron sus respectivas chupas de cuero y decidieron sudar la gota gorda. Y las sudaron, vaya si las sudaron echando mano de sus sonidos rock, garage, blues y hard rock. Toda una amalgama de estilos que estuvo centrada en su nuevo LP The Cryptid Zoo (Lux Noise Records, 2017), rescatando también composiciones de su debut largo (‘Bing Bang Bona Circus’, ‘The Day Of The Wolf’, ‘Heidi’, ‘Where Is The Werewolf’) durante la hora de duración de su show en la que interpretaron casi una veintena de canciones. A pesar de flojear en repetidas ocasiones, el batería tiró de desparpajo, teatralidad y simpatía en su puesta en escena, intercambiando risas y chascarrillos con los presentes en sesenta minutos en los que volaron cervezas, hubo saltos, empujones y demasiado énfasis por parte de un grupo de jóvenes en las primeras filas. Los demás disfrutaron de la intensidad del dúo que estuvo liderado por el cuidado sonido de la Danelectro Dano naranja del segundo de abordo, quien puso de su parte para sonar debidamente. Destacó la sobriedad de los herrajes del instrumento del batería, quien se bastó de bombo, tom, caja, un plato, un cencerro y una pandereta para marcar un ritmo perfectamente acompañado por el delicado guitarrista. Como unos aguerridos The Cramps, unos edulcorados The Damned y unos lisérgicos Radio Birdman, la dupla hizo fácil lo difícil, ejerciendo de rockandrollers en una intempestiva noche invernal. Sus poderosos nuevo singles ‘The Blind Butcher’, ‘Roswell 47’ y ‘Tuzemak’ fueron determinantes a la hora de posicionar el rock en un gélido ambiente, demostrando que la música se crea desde abajo, luchando contra las adversidades y trabajando duro y con ganas.

Más fotografías, aquí.

[Texto]: Alfredo Rodríguez
[Fotografías]: Alfredo Rodríguez