[Tricky @ Teatro Jofre. 02.03.2018]
[Promotor: i-radia crea]

Cuando se presenta una oportunidad como la vivida en el ciclo “Sons Ferrol” no hay que dejarla pasar. Y es que tras los directos de Jorge Drexler en enero y Natalia Lafourcade en febrero y a la espera del nueva fecha del show de Michael Nyman, el británico Tricky mostró su decimotercer álbum Ununiform (False Idols, 2017) en un espacio tan acogedor como el Teatro Jofre de la localidad coruñesa de Ferrol. Con el aforo prácticamente lleno, apareció en escena acompañado por un batería, un guitarrista y una vocalista, ante un público que guardó silencio desde que comenzó el concierto. Su controvertida carrera en directo fue ratificada en tierras gallegas en el primero de sus tres directos en nuestro país, saliendo totalmente a oscuras y permaneciendo sobre las tablas sin encender los focos hasta la penúltima canción interpretada en el bis, cuando el de Bristol gritó “Turn The Light” ante la sorpresa de los presentes. No se le pudo ver hasta entonces, hecho que provocó que un par de asistentes pitasen su actitud ante la sorpresa y el pasotismo de los demás. Desde el inicio, su fría actitud se hizo notar, tanto que cuando llevaba unos veinte minutos cortó una canción y se fue hacia el backstage ante el evidente estupor del respetable. Y precisamente fue lo que le faltó, respeto, porque no volvió a escena hasta pasados unos diez minutos, previo murmullos y comentarios varios que auguraban un final del concierto anticipado. Sus músicos regresaron, pero Mr. Matthews Thaws seguía haciendo de las suyas tras los telones sin aparecer si quiera para cantar, presagiando un coitus interruptus del repertorio. Un par de temas después volvió para, entonces sí, echar mano del micrófono, en ocasiones de dos, estremeciéndose con sus habituales movimientos endiablados. Comenzó buen rato después el que pareció ser su particular concierto, entonando su grave voz mientras fumaba. Con ‘Hell Is Round The Corner’ y ‘The Only Way’ recibió vítores y provocó que muchos de los asistentes se levantasen de sus asientos por primera vez en toda la noche, finiquitando el concierto de manera aplastante gracias a la intensidad del batería y el guitarrista. Tras su despropósito, su chulería y su mala educación terminó ovacionado, a pesar de todo.

[Texto]: Alfredo Rodríguez