_Juno brilla en su presentación en el ciclo madrileño Inverfest.

· Zahara y Martí Perarnau triunfaron en su concierto en el Teatro Circo Price.

Con el mundo en plena pandemia hay artistas que dedican su tiempo a lamentarse en las redes sociales y medios de comunicación, clamando por la libertad y los derechos cuando los contagios y los fallecimientos siguen subiendo cada día, colapsando los Hospitales  y las Urgencias de los mismos. Sin embargo, otros siguen luchando, peleando y creando canciones para poder salir a escena siempre que tienen oportunidad. Es el caso de María Zahara Gordillo y Martí Perarnau, quienes lideran sus propios proyectos musicales como Zahara y Mucho pero que muestran nuevos registros en un grupo tan especial como logrado bajo el peculiar nombre de _Juno. La dupla, rodeada de teclados, sintetizadores y portátiles se lanzó a por todas a mostrar y demostrar que si se quiere, se puede. El acogedor Teatro Circo Price de la capital fue testigo de la presentación de su poderoso y enrevesado debut largo _BCN626 (Altafonte, 2020), trabajo formado por una decena de canciones creadas antes del confinamiento pero que vio la luz el pasado verano en medio de la parada musical, sorprendiendo a propios y extraños. Su concierto, encuadrado en el ciclo madrileño Inverfest, sirvió para que los citados hiciesen vibrar a un respetuoso público que, además de permanecer inmóvil en sus butacas con las mascarillas puestas, guardó un sepulcral silencio de principio a fin, ratificando que la cultura es segura y además puede disfrutarse un magnífico espectáculo con prudencia, responsabilidad y buen hacer, por mucho que siga habiendo sinvergüenzas que siguen incumpliendo las normas en discotecas. El cancionero pareció una curva de contagios debido a subidas y bajadas en la intensidad de los temas, alternando las partes íntimas como la apertura con ‘_BCN626’ con las más espectaculares como cuando Zahara se subió a lo alto de la tarima en la parte trasera del escenario para bailar desbocadamente mientras Martí se afanó con los instrumentos simulando una pista de baile en la parte delantera. Uno de los momentos más sorprendentes fue cuando Martí emuló a Justin Vernon y Zahara a Taylor Swift revisando el tema ‘Exile’ incluido en Folklore (Republic, 2020), el penúltimo LP de Taylor que se publicó por sorpresa el pasado verano, desarrollando una pasión semejante a la expuesta por los norteamericanos en la composición original. Pero no quedó ahí la cosa en lo que revisiones se refiere puesto que los protagonistas se lanzaron con un logrado mashup formado por el mítico ‘So Payaso’ de Extremoduro cantado por Zahara y el corte ‘Fallin’ de Alicia Keys en voz de Martí, recibiendo una sonada ovación por parte del respetable. Con una parada técnica para coger aliento en la mitad del show, momento que aprovecharon para charlotear, beber y recomponerse, la pareja encaró la segunda parte de su repertorio con la misma intensidad y emotividad que la primera, alternando momentos pausados con otros más potentes, pero exponiendo un espectáculo trabajado y logrado como pocos. Se notó una gran complicidad entre ambos gracias a miradas y gestos que se plasmaron en una brillante interpretación desde sus respectivos asientos y parapetados entre teclas y botones, cerrando una gran noche con ‘_Domingo de Resurrección’, ‘_La Aseguradora de Incendios’ y ‘_Casamurada’, saliendo del escenario bailando y dejando a los presentes sentados antes de abandonar sus respectivas butacas de manera escalonada para evitar aglomeraciones en la salida.

Más fotografías, aquí.

Texto: Alfredo Rodríguez
Fotografías: Alfredo Rodríguez