Quiero comprar un bajo eléctrico, ¿cuál elijo?

Los bajos eléctricos son instrumentos muy diferentes a otro tipo de bajos, principalmente por su sonido profundo que caracteriza sus notas. Muchos expertos dicen que son capaces de hacer diferente una canción únicamente tocando unos acordes, pero siempre será el instrumento más infravalorado dentro de un grupo musical. Su capacidad para llenar con base armónica las canciones es primordial a la hora de crear una composición, por eso no hay que menospreciar el uso de este magnífico instrumento. Para muchos bajistas comprar un bajo eléctrico puede suponer un verdadero quebradero de cabeza porque existen muchos modelos, por eso detallamos algunos de los más atractivos en el siguiente texto relativo a la compra de un bajo eléctrico.

Bajos Fender

El modelo Fender American Professional es uno de los bajos Fender más demandados por los compradores de la marca. Este instrumento se basa en más de sesenta años de innovación, inspiración y evolución para satisfacer las demandas de los bajistas en la actualidad. El mástil tiene un perfil muy concreto con bordes de diapasón redondeados y un acabo satinado magnífico. La pastilla es más articulada que en otros modelos y el “gruñido” típico que proporciona lo hace diferente. Uno de los músicos que más se ha dejado ver con este modelo ha sido Mark Hoppus de la banda Blink-182, luciendo distintos modelos y colores puestos en boca de muchos.

Bajos Ibanez

El origen de la mítica marca se debe a un conocido luthier español, Salvador Ibáñez, valenciano cuyas guitarras eran distribuidas en Japón por la empresa de Hoshino Gakki. Con la recesión cambiaron de fabricar guitarras a bajos, adaptando su nombre a Ibanez Salvador y posteriormente a Ibanez. Desde entonces son referentes a la hora de fabricar bajos Ibanez en todo el mundo, tanto que músicos como el estadounidense Reginald Arvizu, conocido por ser el bajista de la banda de nu metal Korn, popularizó la marca por su combinación de ritmos de slap y hip hop.

Bajos Hofner

La compañía alemana es pionera en fabricar guitarras, bajos y otros tipos de instrumentos de cuerda desde hace décadas. La marca se hizo famosa gracias a Paul McCartney, bajista del popular grupo The Beatles que toca un modelo para zurdos, conociéndose por ello como el “Beatle Bass”, “Viola Bass” o “Cavern Bass”, por el nombre del club de Liverpool donde el grupo tocó en sus comienzos. Tras estar cerca de la bancarrota, la marca vendió su división de instrumentos musicales a otra compañía por más de treinta millones de libras, por lo que todo cambió a partir de entonces. Su textura de sonido, noble y cálida, le hace sonar como un bajo acústico pero electrificado, por lo que muchos bajistas optan por la marca debido a su gran resultado de sonido.