Siempre se ha dicho que la música no solo amansa a las fieras, sino que tiene multitud de efectos beneficiosos para las personas. Desde antes de nacer, mientras estamos en el vientre de nuestras madres, la música nos hace sentir cosas que pocas cosas nos harán experimentar durante nuestra vida. Siempre se ha dicho que relaja, pero también nos hace ser más eficaces y produce placer, así como liberar estrés y tensiones que acumulamos en nuestro cuerpo.

La música siempre nos ayuda a ser más eficaces.

Según estudios realizados por muchas Universidades en todo el mundo, la música es un aliciente a la hora de hacer tus quehaceres. Si has decidido ordenar tu casa, por ejemplo, ponte música de fondo para que las tareas sean más llevaderas. Los expertos determinan que tareas como fregar, barrer y planchar se hacen con mayor rapidez si la música suena en casa, por lo que puede ser un buen truco si no te gustan estas actividades. Eso sí, no hace falta que el volumen rompa los cristales ni moleste a los vecinos, basta con poner música a un volumen moderado para realizar tus tareas.

La música nos ayuda a ser más creativos.

También según estudios, la música es una fuente de inspiración a la hora de ser creativos, por lo que muchos artistas de otras disciplinas usan la música para crear. Por tanto, si no te llega la inspiración no dudes en poner música si tienes que decorar algo en tu casa, dale al play y percibe las notas musicales estimulando tu cerebro y tu creatividad. Por ejemplo, a la hora de pintar una habitación, montar un mueble o simplemente ordenar la colada. Sin duda, tu cabeza estará estimulada para encontrar un aliciente que te ayude a realizar esa actividad que, sin música, no sería tan productiva.

La música produce placer, toca un instrumento.

Hay muchas cosas que pueden resultar placenteras como leer un buen libro, ver una buena película y tocar un instrumento. Muchos expertos recomiendan aprender a tocar un ukelele por ser más sencillo que una guitarra pero otros, en cambio, aconsejan que el aprendizaje sea con una flauta irlandesa, un instrumento poco habitual pero muy interesante y estimulante. Otro estudio de investigación logró captar imágenes del cerebro donde se aprecia un cambio en los músculos entre quienes aprenden a tocar este instrumento, por lo que son muchos los que se animan a tocar en casa con tutoriales y vídeos explicativos. La mente es capaz de liberar dopamina, afectando positivamente a todo el cuerpo para el correcto funcionamiento del mismo.