Muchas personas siempre han sentido que la música es un medio de relajación para sus mentes y cuerpos, pero actualmente este se considera un método terapéutico llamado musicoterapia. Este es el uso de la música para abordar las necesidades físicas, emocionales, cognitivas y sociales de un grupo o individuo. Esta es ideal para personas de cualquier edad, ya sean virtuosos o sordos, luchando contra enfermedades o totalmente sanos.

La musicoterapia no solo es auditiva, esta también es capaz de influir en aspectos de la mente, el cuerpo, el cerebro y el comportamiento. Además, puede brindar un punto de distracción para la mente, puede ralentizar los ritmos del cuerpo y puede alterar nuestro estado de ánimo, lo que a su vez puede influir en el comportamiento.

Los beneficios de la musicoterapia

Si te gusta la música, probablemente ya sepas que puede afectar tu estado de ánimo. Tal vez puedes escuchar tu canción favorita para animarte para una reunión importante o escuchar música relajante cuando te relaja en casa antes de acostarte.  Cualquiera de los géneros musicales existentes en la actualidad es susceptible de servir como ayuda musical en las personas.

La investigación ha demostrado los beneficios que aporta la musicoterapia para personas con depresión y ansiedad.  Es importante destacar que muchos médicos usan la musicoterapia como un medio para promover la salud mental y emocional, también puede mejorar la calidad de vida de las personas con problemas de salud física.

  • Mejora tu estado de ánimo
  • Mejora tu calidad de vida
  • Fortalece tus habilidades de afrontamiento
  • Fomenta la expresión emocional

¿Quién puede usar la musicoterapia?

Si no te consideras musical, está bien. No necesitas ninguna habilidad musical o experiencia previa para beneficiarte de la musicoterapia. La musicoterapia puede ser altamente personalizada, por lo que es adecuada para personas de cualquier edad. Incluso los niños más pequeños pueden beneficiarse de la musicoterapia. De hecho, es probable que reconozcas los fundamentos y técnicas en la mayoría de las aulas de preescolar.

Los niños y adultos jóvenes que tienen discapacidades del desarrollo o del aprendizaje pueden usar la musicoterapia para fortalecer las habilidades motoras y aprender a comunicarse de manera más efectiva.

Los adultos pueden encontrar útil la musicoterapia para todo, desde el simple manejo del estrés hasta el tratamiento de enfermedades mentales y físicas. Los adultos mayores pueden tener mucho que ganar con la musicoterapia en un entorno grupal donde puede satisfacer las necesidades sociales y promover el bienestar físico y mental.

Qué dice la investigación sobre la musicoterapia

Los usos y beneficios de la musicoterapia se han investigado durante décadas. Los hallazgos clave de los estudios clínicos han demostrado que la musicoterapia puede ser útil para:

Depresión

Una revisión sistémica publicada en 2017 encontró que los estudios han demostrado que la musicoterapia puede ser un componente eficaz del tratamiento de la depresión. Según la investigación citada, el uso de la musicoterapia resultó más beneficioso para las personas con depresión cuando se combinó con los tratamientos habituales (como antidepresivos y psicoterapia).

Insomnio

Muchas personas encuentran que la música, o incluso el ruido blanco, les ayudan a conciliar el sueño. Las investigaciones han demostrado que la musicoterapia puede ser útil para personas con trastornos del sueño o insomnio como síntoma de depresión.

En comparación con los tratamientos farmacéuticos y otros tratamientos comúnmente recetados para los trastornos del sueño, la música es menos invasiva, más asequible y algo que una persona puede hacer por sí misma para auto controlarse.

El manejo del dolor

La música se ha explorado como una estrategia potencial para el manejo del dolor agudo y crónico en todos los grupos de edad. Las investigaciones han demostrado que escuchar música cuando se recupera de una cirugía o una lesión, por ejemplo, puede ayudar tanto a los niños como a los adultos a sobrellevar el dolor físico.