Mike Joyce, batería de The Smiths, ha decidido rifar el disco de platino que los miembros de la banda recibieron por «The Queen Is Dead» (Rough Trade, 1986), y que certifica el hito de superar las 300.000 copias vendidas. Se trata de un objeto de valor incalculable, sobre todo, para los fans de la banda británica, una auténtica joya de coleccionista, sin embargo, cada participación para la rifa cuesta apenas 5 libras esterlinas. Al final, la suerte decidirá quién se lleva el disco de platino, un sistema que Joyce considera más equitativo que el de la subasta, en el que gana el mejor postor.

El motivo de esta iniciativa no es otro que el de recaudar fondos para la asociación Back on Track de Manchester, que ayuda a personas con diversas desventajas sociales. Joyce, que después de formar parte de The Smiths ha trabajado con artistas como Sinéad O’Connor, Buzzcocks, Suede o Public Image Limited, se une a Tim Burgess, cantante de The Charlatans, en esta aventura.

Burgess ha puesto en marcha una especie de programa de radio, llamado Tim’s Twitter Listening Party, en el que cada día se escucha un disco de un artista distinto en su totalidad, mientras los oyentes pueden enviar sus comentarios a través de Twitter. El próximo día 12 de septiembre se dedicará el programa a The Queen Is Dead, y Burgess contará con Joyce como invitado.

Tanto Burgess como Joyce son originarios de la ciudad de Manchester o, mejor dicho, de pequeñas ciudades del área metropolitana. Forman parte de la gran escena que surgió en la ciudad en los años 80, con grupos como los propios Smiths y Charlatans, pero también Joy Division y New Order, Stone Roses, Happy Mondays, The Fall o, ya en los 90, Oasis. El cantante de The Charlatans, en concreto, es de Salford, una ciudad con un gran peso en la historia de Joy Division y cuyo centro cultural, Salford Lads Club, se hizo muy popular gracias a aparecer en una de las fotografías más icónicas de The Smiths, que se encontraba entre las fotos incluidas en The Queen Is Dead.

El tercer disco de The Smiths alcanzó el n.º 2 en las listas de éxitos del Reino Unido y, en 2013, fue elegido por la publicación musical NME como el mejor disco de la música británica de todos los tiempos. En este trabajo se incluyen algunos de los temas más conocidos de la banda, como el “There Is A Light That Never Goes Out”, versioneado por multitud de artistas, como Deluxe (Xoel López) o, en castellano, Mikel Erentxun.

The Queen Is Dead llegaba después del debut homónimo de The Smiths (Rough Trade, 1984) y de Meat Is Murder (Rough Trade, 1985), un título que todavía sigue resultando muy impactante. Desde hace unos años, la apuesta por el veganismo y el vegetarianismo está en boga, y es muy visible en los medios gracias a grandes figuras del deporte como el tenista Novak Djokovic o el piloto Lewis Hamilton o a estrellas de Hollywood como Leonardo Di Caprio, Brad Pitt o Woody Harrelson, e incluso ha alcanzado ámbitos en los que esta concienciación sobre la buena alimentación parecía poco probable, como el mundo del poker, y nos ha dejado chefs improvisados, como el cantante Alejandro Sanz, que comparte recetas con el cocinero Quique Dacosta. Antes que todos ellos, estaba Morrissey.

Meat Is Murder fue toda una declaración de intenciones sobre un estilo de vida del que el cantante de The Smiths puede considerarse pionero. De hecho, su “fervor” a la hora de defenderlo (y atacar a quienes no lo defienden) ha sido, en ocasiones, objeto de crítica.  Morrissey, que este año estrenaba nuevo disco, sigue sin pelos en la lengua e igual de provocador -o más- que hace más de 30 años, cuando se estrenó el disco.

Pese a la controversia, el segundo largo de The Smiths pasará a la historia por haber sido el único número uno de la banda en las listas británicas. Además, también obtuvo muy buenos resultados en otros lugares de Europa y en Estados Unidos. Uno de los temas más conocidos de Meat Is Murder, “How Soon Is Now?”, que a alguno le sonará por la banda sonora de la serie Embrujadas (en versión de Love Spit Love), originariamente solo aparecía en la edición americana del disco, aunque se acabó añadiendo en varias de sus reediciones.