[Download Festival Madrid @ La Caja Mágica. Madrid. 28.06.2018]
[Promotor: Live Nation]

Marilyn Manson y Avenged Sevenfold encabezaron la primera jornada del Download Festival Madrid.

· 34.000 personas asistieron a los conciertos en la explanada de La Caja Mágica.

Con un intenso calor la capital recibió a 34.000 asistentes en la primera jornada del macro-festival Download Festival Madrid, donde rock y metal marcaron la pauta durante casi diez horas ininterrumpidas y más de veinte artistas repartidos en cuatro escenarios. El desagradable olor de la depuradora de aguas situada junto a la explanada de La Caja Mágica fue uno de los pocos problemas que hubo, supliendo la molestia a base de música en directo. Pasadas las nueve de la noche, aún de día, irrumpió en escena “el reverendo” Marilyn Manson, vestido totalmente de negro, con la cara maquillada de blanco y un micrófono con un puño americano pegado en el mismo. Sus seguidores se hicieron notar con gritos y cánticos, celebrando la interpretación de ‘Angel With The Scabbed Wings’, ‘Deep Six’, ‘This Is The New Shit’, ‘Disposable Teens’ y ‘mOBSCENE’ en la primera parte de su show. Con el respetable metido en el bolsillo, Brian Hugh -verdadero nombre del artista- no dudó en subir a la tarima a un grupo de seguidores mientras interpretó ‘Kill4Me’ de su último LP Heaven Upside Down (Universal Music, 2017) que recupera la senda de sus peores años discográficos. Más apagado que antaño, cuando era totalmente explosivo sobre el escenario, caminó a trompicones de un lado a otro, en parte debido a una lesión en una de sus piernas tras un accidente en un concierto el año pasado cuando fue aplastado por un decorado. A pesar de todo, se guardó un comodín con un bis totalmente arrollador gracias a ‘Antichrist Superstar’ y ‘The Beautiful People’, escupiendo, arrastrándose e increpando a las primeras filas.

Avenged Sevenfold

Los otros grandes protagonistas de la jornada y principal reclamo de la misma fueron sus compatriotas Avenged Sevenfold. El grupo californiano liderado por M. Shadows, quien lució estilismo al más puro estilo Axl Rose (camisa de cuadros y pañuelo, eso sí, bajo una gorra), comenzó su concierto con el single ‘The Stage’ incluido en su nuevo disco de mismo título The Stage (Capitol, 2016). Con Synyster Gates teniendo un papel importante sobre las tablas, el público más teenager ocupó las primeras posiciones frente al “main stage”, tirando de móviles para inmortalizar el momento nada más salir el quinteto. La mezcla de heavy metal, rock y hard rock es la seña identidad de la banda, que acompaña con visuales y fuego un show digno de los mejores compañeros del género. El segundo guitarra de abordo, Zacky Vengeance, también tiró de maestría con su instrumento, acompañándose de la fuerza del bajo de Johnny Christ y el buen hacer de Brooks Wackerman a la batería. Una buena colección de canciones (‘Welcome To The Family’, ‘Nightmare’, ‘Bat Country’, ‘A Little Piece Of Heaven’), algunas de ellas convertidas en clásicos, hicieron vibrar a los “millenials”, quienes disfrutaron del concierto más multitudinario de la noche.

Rise Against

Entre los directos de Marilyn Manson y Avenged Sevenfold en el escenario principal, los grandes protagonistas fueron Rise Against, quienes actuaron en el escenario secundario. Siguen presentando su nuevo largo Wolves (Universal Music, 2017) por todo el mundo, pero no dudaron en echar mano de algunas de sus grandes canciones (‘Survive’, ‘Savior’, ‘Prayer Of The Refugee’) para hacer saltar a los presentes. Con un sonido que fue de menos a más, Tim le puso ganas pero su garganta volvió a flaquear en los momentos más necesarios. Rápidos e intensos a partes iguales, los de Chicago ofrecieron uno de sus potentes shows, con los habituales saltos de Zach Blair mientras mostraba su destreza con las guitarras. Por la tarde, los suecos Backyard Babies sudaron la gota gorda a base de bien. En sus potentes directos el cuarteto siempre hace gala de su enérgico rock’n’roll, pero en el festival madrileño tuvieron un enemigo en su contra: el calor. Nicke Borg tiró del carro de sus compañeros, quienes pusieron todo de su parte para levantar los brazos de los presentes con los puños en alto y los cuernos mirando al cielo. Una decena de canciones bastaron, algunas tan celebradas como ‘Made Me Madman’, ‘Shovin Rocks’ y ‘Minus Celsius’, para recibir aplausos y vítores de principio a fin en los cuarenta minutos que disfrutaron sobre el escenario. En el escenario cuatro, los gallegos Aphonnic fueron uno de los grupos que más público congregaron. El cuarteto, tras muchos años actuando aquí y allí, consiguió una buena hora de actuación, a pesar de coincidir parte de su directo con dos bandas internacionales: Arch Enemy y Kreator. Con todo y con eso, vieron como una buena parte de los presentes cantaban los cortes de su repertorio, algunas canciones incluidas en su último disco publicado Indomables (Maldito Records, 2016). Combinando rock y metal, ejecutaron un gran show, mostrando y demostrando que tantos años en la carretera no es cuestión de casualidad, sino de calidad.

A Perfect Circle

Previamente, los suecos Arch Enemy ratificaron sobre el escenario principal su gran estado de forma. Liderados por su llamativa vocalista Alissa White-Gluz, el quinteto arrasó con su particular death metal. Una decena de cortes, combinando algunos de su nuevo disco Will To Power (Century Media, 2017) con otros de su extenso repertorio, les bastaron para que sus seguidores y otros que no les conocían aplaudiesen su propuesta. Mención especial para Michael Amott y Jeff Loomis, sus guitarristas, quienes ofrecieron un espectáculo con sus instrumentos a un nivel sobresaliente. Casi rozando la media noche, el tercer escenario fue testigo del directo de los norteamericanos Pennywise, clásicos básicos del punk y el hardcore melódico. Su vocalista Jim Lindberg puso todo de su parte para arengar a la masa, quien no dudó un momento para ponerse a poguear, saltar y cantar a pesar de la lluvia. Unas gotas de agua que vinieron a pedir de boca en una calurosa jornada donde los cuerpos empezaban a cansarse después de tantas horas bajo el sol. Seguido, sus compatriotas A Perfect Circle fueron el caramelo musical de la noche tras casi tres lustros sin actuar en nuestro país. Liderados por el siempre misterioso Maynard James Keenard, situado en la parte trasera del escenario, cantando y moviéndose entre sombras y luciendo una de sus características pelucas, sufrieron el percance técnico de la jornada. Cuando estaban comenzando su concierto sufrieron un problema con el sonido, teniendo que parar su puesta en escena durante más de veinte minutos. Subsanada la incomprensible parada, retomaron su show enlazando ‘The Hollow’ y ‘Weak And Powerless’ de manera sobresaliente. Con Billy Howerdel más activo que nunca y Matt McJunkins apoderándose de la tarima con la intensidad de su bajo, los californianos ofrecieron un magistral concierto a pesar de todo, sufriendo un corte en su repertorio y dejando a los presentes con ganas de más, mucho más.

La segunda jornada estará liderada por Guns N’ Roses, quienes ofrecerán un concierto completo de tres horas y media de duración dentro de su particular “Not In This Lifetime Tour” en su sonada gira de reunión, siendo la más exitosa de su historia. También estarán presentes otros grandes artistas como Parkway Drive, Bullet For My Valentine, Clutch, Thrice, Viva Belgrado, The Pink Slips y Ankor, entre otros.

Más fotografías, aquí.

[Texto]: Araceli Rodríguez
[Fotografías]: Alfredo Rodríguez