Parece mentira que la joven afro-norteamericana Destiny Nicole debutase el año pasado con 1992 Deluxe (Rough Trade Records, 2017), un LP tan celebrado como esperado después de mostrarse con tres mixtapes en tres años consecutivos: 2014, 2015 y 2016. Fueron tres pruebas de lo que estaba por venir, un álbum tan incendiario como sorprendente donde se metió a prensa y público en el bolsillo gracias a dieciséis cortes que la convirtieron, casi sin querer, en la reina internacional del hip hop y el trap. Poco más de medio año después del citado trabajo esta incendiaria veinteañera vuelve a brillar por si sola gracias a una nueva mixtape, A Girl Cried Red (Rough Trade Records, 2018), esta vez mezclando estilos varios sin importarle que sean sonidos acústicos, pop, rock e incluso emo. Y es que la neoyorquina factura algunas de sus mejores canciones hasta la fecha como ‘You Eyes Are Bleeding’, ‘Look Up Kid’ y ‘Morphine’, por destacar alguna, en su nueva e inesperada referencia. Con letras directas, introvertidas y dramáticas, logra mantener el interés durante veinte minutos de nueva música, sacando su lado más emotivo en una colección de canciones que seguro incluirá en su esperada nueva gira. Sigue teniendo el aire a la vieja escuela que la caracteriza desde sus inicios, pero también tiene sus pequeños toques que la acercan a sus compatriotas Migos que tanto están pegando en los últimos años. Considerado uno de los proyectos más personales e introspectivos de la cantante y compositora, saca a pasear su lado adolescente sin importar comentarios por parte de personajes externos a su entorno. Pensada para mostrar sus jornadas donde no tiene demasiado ego que ofrecer, el compendio total es una gran colección de canciones que ensalzan la figura de una de las artistas más interesantes de los últimos años en lo que a rimas se refiere.

[Texto]: Alfredo Rodríguez