creo que para contar cosas antes es necesario vivirlas” (Pablo Fugitivo)

Texto: Alfredo Rodríguez

Fotografías: Elena Guillén

Hace dos meses el cantante, compositor y guitarrista Pablo Fugitivo publicaba su nuevo disco Voy Solo (Lengua Armada, 2019), una colección de canciones con las que debutaba en solitario tras darse a conocer con las bandas Fugitivos del Swing y Los Ejecutivos. Tras un duro esfuerzo en el estudio de grabación, puede sentirse orgulloso de salir a defender sus nuevas canciones sobre los escenarios. Porque es ahí donde muestra su mejor cara, sobre las tablas de todos y cada uno de los rincones donde lleva su música cargada de espontaneidad y experiencias personales. No quisimos dejar pasar la oportunidad de conocer su propuesta con la siguiente entrevista.

· El pasado mes de abril lanzaste tu nuevo disco bajo el título de Voy Solo (Lengua Armada, 2019), ¿cómo ha sido la recepción del mismo por parte del público y la prensa musical especializada?

Creo que para ser un proyecto totalmente nuevo y ser un completo desconocido no me puedo quejar. Vengo de una banda de provincias, que salía poco de Andalucía, y ahora voy en solitario a tocar a sitios de toda España, donde nadie jamás me había visto o escuchado. Para mí es un gran paso muy importante, aunque espero que poco a poco pueda llegar a más gente e ir con mi banda de gira, que para mí es el formato ideal. Además, tanto tiempo sólo en la carretera se hace a veces difícil.

· Grabaste las trece canciones que forman el disco en una casa de campo en la localidad malagueña de Coín con músicos que te acompañaron en tus anteriores proyectos, ¿qué supuso para ti grabarlo en ese paraje? Igualmente, ¿qué significó contar con algunos de tus antiguos compañeros?

Yo vivía por entonces en Málaga, por cuestiones logísticas era mucho más cómodo hacerlo allí. No quería grabar un disco deprisa y corriendo, y sobre todo, no tener la sensación de estrés que genera trabajar un estudio. Para mí era súper importante tener tiempo para probar, charlar, oír música… estar en un entorno agradable y que ayude a hacer algo bello. No se trata de fabricar canciones, queríamos que fuera algo artesanal y orgánico. También creo que suma que los músicos que han participado, en menor o en mayor medida, me conocen personalmente, vienen o conocen bien mi trayectoria con Fugitivos del Swing. Todos esos pequeños detalles suman y se notan de alguna forma cuando lo escuchas

· También has grabado alguna parte en Puerto Records, el estudio de grabación de Manolo Toro, ¿cómo llegaste hasta el mismo? ¿De qué manera fuiste capaz de mezclar las partes registradas en el campo con las que facturaste en el estudio?

Bueno, las baterías del disco las grabó Coki Giménez, y por las cualidades de la sala optamos por grabarlo allí, además Manolo Toro trabaja mucho con él y tiene muy buen hacer. Ha hecho un gran trabajo a pesar de que soy un tipo complicado y, a pesar de que las mezclas y el mastering fue un proceso bastante tortuoso. Tuve problemas personales bastante serios con León Torres, el productor del disco, y las cosas se complicaron bastante. Casi acabo en los juzgados, de hecho a día de hoy no cuento ni siquiera con las pistas de mi disco. Aún estoy esperando a recibirlas. Sólo pude rescatar el mastering y casi temo quedarme sin disco. Ha sido muy difícil pero no me he rendido. Todo lo demás ha sido ir improvisando porque dejé mi trabajo y mi ciudad para lanzar este disco. A pesar de las dificultades no iba «a dar mi brazo a torcer». Desde luego «Voy Solo» no es sólo un título.

· Trabajaste la producción con Manuel Torres, ¿cómo encajaste su producción en tus canciones respecto a la forma que las llevabas preparadas?

Sí, realmente nueve temas estaban maquetados y salvo uno todos están prácticamente iguales a la pre-producción. Los otros cuatro temas dejamos que fueran surgiendo durante la grabación con la aportación de los músicos. Ibamos probando muchas opciones de sonido y configuraciones, la casa estaba llena de guitarras y amplificadores. Fue una locura pero también bastante bonito. Lástima que al final se fuera todo un poco a la mierda y me quedara un poco tirado con el trabajo a medias. Los músicos vivimos estas cosas de una forma muy intensa, para bien y para mal.

· Las trece canciones que incluyes en tu disco son autobiográficas, mostrando partes de ti que no habías expuesto en tus anteriores proyectos musicales, ¿puede decirse que te encuentras en tu momento más maduro, musicalmente hablando?

Bueno, creo que para contar cosas antes es necesario vivirlas y tener la madurez necesaria como para decir las cosas tal como las piensas y que empiece a chorreártelo todo un poco. He pasado unos muy duros a nivel personal y eso te curte si consigues salir de ese boquete. De esa oscuridad salieron estas canciones. Muchas muy duras, como ‘Sobrevivir A Mí’, que desde la escribí tuvo que pasar un año para poder maquetarla, por ejemplo. No tenía fuerzas para hacerlo porque me dolía. Ahora la escucho y me siento orgulloso. Es valiente y lo más honesto que jamás he escrito. Esta sociedad está encorsetada en su propia imagen digital y con las dichosas redes sociales pretendemos a veces caerle bien a todo el mundo. El otro día leí en una servilleta una frase muy ilustrativa al respecto. «No puedes gustarle a todo el mundo, no eres una croqueta».

· Cuentas con la colaboración de muchos músicos como Coki Giménez, Kini Cañete, Ariel Ciganda, Raúl Ranea, Ale Berenguer y un largo etcétera, ¿en qué momento decides contar con tantos colaboradores? ¿Qué aportaron a las canciones incluidas en el disco?

Es un disco muy ecléctico y por lo tanto era necesario contar con el músico adecuado para cada tema. Creo que fue un acierto. También reconozco que pedí muchos favores personales para hacer este disco, por ejemplo, Kini Cañete se pegó un gran curro, aportó mucho equipo para la grabación y su saber hacer, estoy muy agradecido. Cada músico dejó su sello personal. En este disco también quería reivindicar la escena de Málaga tocando con mis compañeros de Fugitivos del Swing, pero a sus vez sumar a otros músicos, como Pedro Peinado, Daniel Lozano o Jesús Durán… Es lo malo de estar tan lejos de la capital, la gente no se entera de que hay unos músicos geniales en el sur. Además, Málaga es como el patito feo de Andalucía, eclipsado desde hace muchos años por la escena de Granada y Sevilla. A nivel de público es cierto que es una ciudad difícil, ojalá esto poco a poco cambie.

· En marzo estrenaste el vídeo de tu single ‘Voy Sol’, realizado por Saray Ramos y Miguel Moebius. En el mismo eres el protagonista con un logrado plano secuencia, ¿cómo surgió la idea de la grabación? ¿Es el single más representativo del disco?

Pues como he comentado antes, todo ha sido fruto de la improvisación. Había que hacer algo rápido, poco presupuesto, impactante y original. La verdad es que la gente que vino convocada por las redes sociales se porto de diez, estuvieron siete horas allí, aguantando nuestras indicaciones, el equipo chapó por su paciencia… ¡Un gran trabajo! ‘Voy Solo’ surgió como un juego pero a medida que avanzaba la producción vimos claro que debía ser el single por el mensaje y por la forma, con ese aire tan único, mezcla de folk y r&b. Era una forma de decir claramente «Esto no es otro disco de Fugitivos del Swing».

· Tu nueva gira ha pasado por Madrid, Málaga, Torremolinos, Chilches, Cáceres, Antequera, Ronda, Badajoz, Murcia, Elche y Almería, ¿cómo están funcionando los conciertos? ¿Prefieres tocar en solitario o con banda?

Ahora mismo por cuestiones de presupuesto una gira con banda es inviable. A pesar de eso no podía quedarme en casa con este disco, aunque estuviera grabado con banda y sea el formato ideal para presentar estas canciones. Sin embargo, estoy muy contento con el acabado de las canciones cuando voy en solitario. Llevo un año tocando en la calle casi a diario y eso se nota en el directo. Es algo que antes no había hecho, siempre iba dúo, trío o banda completa, pero cada vez me siento más cómodo y creo que quien ve el show en solitario se sorprende muy gratamente, ya que además de ir con la voz y la guitarra llevo un un kit de percusiones con pandereta en el pié y shaker en la mano derecha y la armónica. Todo eso junto da una energía muy bonita.

· Y tu gira continúa por Madrid, Algeciras, A Coruña, Astorga, Vigo, Lalín, Barcelona, Madrid, Avilés y Torremolinos, ¿cómo preparas los conciertos? ¿Te gusta lo que llaman “la vida en la carretera”?

No me ha quedado más remedio que organizarme esta gira por pequeños locales, a modo de presentación. Todo organizado por mí, haciendo BlaBlaCar con mi furgo, quedándome en casas de amigos o haciendo Coachsurfing, ya que no cuento con manager ni oficina de booking. Está siendo una aventura muy bonita y estoy conociendo a gente muy maja. Es cierto que ahora mismo todo es bastante precario. Me gusta viajar y tocar pero a veces se echan de menos algunas comodidades básicas. ¡Ya soy un señor de 36 años! (risas)

· ¿Tienes previsto actuar en algún festival de verano? ¿Y cuáles son tus planes para el otoño y el invierno?

Con todo lo ocurrido durante las mezclas no pude publicar el disco en otoño-invierno, por lo que nos hemos quedado fuera de los festivales este año, una pena, porque me apetecía ir con banda este verano a algunos sitios. Ahora mis esfuerzos van a ir dirigidos a darme a conocer pueblo a pueblo y prepararnos para intentar meter cabeza en los festivales del año que viene y si no sale pues a seguir con la gira de BlaBlaCar. (risas) También tengo ganas de meterme a grabar nuevo material, tengo ya ocho-nueve temas terminados pero hay que hacer malabarismos económicos, porque en este proyecto no hay padrinos, sólo mucho corazón y mucho curro. ¡Cruzaremos los dedos!

· Cuando leemos artículos sobre tu música te comparan con Bob Dylan y Quique González, ¿te sientes identificado con estos artistas?

¡Me siento profundamente halagado! Son dos grandes referentes a los que admiro aunque creo que este disco tiene muchos más matices y colores. Yo lo calificaría de un disco de Pop. Bob Dylan ya hay uno, Quique Gonzalez también. Yo creo que tengo mi sello propio, que proviene del rock de Fugitivos del Swing, con quien saqué dos discos, y que voy hacia el folk en este trabajo… En el siguiente veremos hacia dónde nos vamos, pero tengo claro que por el camino hay muchas otros sonidos que descubrir y con los que jugar. No quiero ser el Dylan español o el nuevo Quique González, aunque entiendo que las etiquetas están bien para que el público se sitúe. Mejor que digan eso obviamente que ser el nuevo Daddy Yankee o el nuevo C. Tangana. ¡Para mí es un orgullo!

[Junio 2019]

Más información