Todo el álbum es como un sueño” (Matt Kivel)

Texto: Alfredo Rodríguez

Fotografías: Matt Kivel

En muchas ocasiones, a pesar de la globalización musical que vivimos, no encontramos tiempo para escuchar y descubrir propuestas que no sean aquellas que nos llegan a través de la radio, la televisión y los anuncios. Son tantas las canciones, los discos y los artistas que tenemos a golpe de click que pasamos por alto muchos nombres que merecen ser escuchados por una u otra razón. Es el caso de quién nos ocupa, un artista residente en Nueva York que bajo el nombre de Matt Kivel presenta su nuevo LP repleto de sonidos minimalistas que nos harán centrar nuestra mente en su música gracias a sus sosegadas composiciones. Con motivo de la publicación de su reciente disco Last Night In America (PYL Records, 2019) charlamos con él para conocerle un poco más.

· El pasado mes de mayo publicaste tu nuevo disco bajo el título de Last Night In America (PYL Records, 2019), ¿cómo has preparado el lanzamiento? ¿Cuáles han sido los primeros comentarios, tanto del público como de la prensa?

Grabé el álbum por mí mismo en mi antigua casa en Austin, Texas. Toqué todos los instrumentos y compuse las canciones. ¡Realmente fue un disco solista! No he leído mucho sobre ello, pero creo que las personas están respondiendo bien a él.

· ¿Qué podemos encontrar en tu citado nuevo LP? Nos gustaría que comentases un poco sobre el mismo para alguien que no conozca tu propuesta musical.

Hay siete canciones con letra y hay cuatro temas instrumentales, los cuales están hechos para estar por sí mismos, con el mismo poder y claridad que las otras. Es un álbum corto, de aproximadamente 35 minutos. Las letras son una especie de cortos, ventanas de vida, imaginaciones, fotos instantáneas. Todo el álbum es como un sueño. Un sueño muy vivido que pudiste haber tenido durante un día, cuando te quedaste dormido 15 minutos, y se sienten como si hubieran pasado 50 años.

· Te has encargado de crear tus once nuevas canciones en tu estudio casero en Austin, ¿qué te llevó a registrar las mismas en tu hogar en lugar de hacerlo en otro estudio con producción ajena?

Mis álbumes pasados los había grabado con muchos músicos. Sólo quería hacer este por mí mismo y tener un espacio con mi material. Quería trabajar a un paso más lento con más limitaciones.

· El trabajo del artwork corrió a cargo de Louise Sheldon a base de acuarelas con diseño de Clare Byrne, ¿qué relación tiene con las canciones del disco?

Están profundamente conectados. La portada es un dibujo que Louise hizo basado en una foto que tomé en las calles cerca de mi casa en Austin, que dan al I-35 y la luna se encontraba arriba. Esa imagen es el sentimiento del disco para mí. Tiene el sentido de escala, un sentimiento simultáneo similar a la familiaridad e insignificancia. Grandeza y pequeñez al mismo tiempo.

· Igualmente, en directo usas visuales creados por Nekaa Lab/Sachiyo Takahashi, ¿qué tipo de nexo tiene tu música con los elementos visuales y el diseño?

Sachiyo Takahashi se basó en el artwork de Louise y la música del álbum para crear su trabajo. Es realmente interesante, cuando escribo canciones soy muy visual. Me gusta pensar en imágenes y escribir canciones que queden con esa imagen. Aquí escribí todas estas canciones con imágenes imaginarias, y luego Louise hizo imágenes de la música. Y luego Sachiyo hizo su propia interpretación de todo eso. Es como la tercera generación de un cassette. Se hace granuloso, brumoso, raro y más padre cada vez que lo hacemos.

· Estás asentado en Austin, donde cada año se lleva a cabo uno de los eventos musicales más importantes del mundo, el SXSW, ¿cómo vives dicho evento y qué aporta tanta diversidad musical a tu música?

Vivo en Brooklyn ahora pero todavía visito Austin cada mes por trabajo. No soy un gran fan del SXSW. Es un evento empresarial que está diseñado para venderle a las personas papas, aplicaciones, computadoras y otras cosas. Y la forma en la que venden todas estas cosas es haciendo que los músicos manejen a Texas, ¡para tocar de forma gratuita! Es un trato de mentira. Sugiero que las personas mejor vengan a Austin a escuchar música en vivo durante otra época del año. Vengan a ver bandas locales o artistas tocando, como lo son: Daphne Tunes o US Weekly. Esas bandas son muy buenas, las pueden ver en paz, sin toda esa sandez loca del SXSW.

· En el pasado colaboraste con Bonnie “Prince” Billy y Robin Pecknold de Fleet Foxes, ¿cómo surgieron dichas colaboraciones? ¿Con qué otros artistas te gustaría trabajar en otra ocasión?

He sido amigo de Will durante algún tiempo y apenas había comenzado a hablar con Robin cuando la colaboración se presentó. Fue muy natural. Escribí algunas canciones que sentí les quedaba bien y aceptaron cantar en ellas. ¡Tan simple como eso! Me encantaría trabajar con muchas personas. Como Greta de Frankie Cosmos es alguien a quien realmente admiro como escribe. Escribí una canción que es un dueto en el que espero ella acepte cantar algún día. Se llama ‘French Vacation’ y es sobre un matrimonio que se disuelve en los Alpes.

· En directo has compartido escenario y conciertos con Angel Olsen y Steve Gunn, ¿qué supuso tocar con esos artistas?

Fue muy padre. Angel Olsen apenas estaba agarrando tracción (¡ahora es una estrella masiva!), y este fue el show que lo cambio todo (o eso pareciera) en Los Ángeles, donde fueron muchas personas y realmente abarrotaron el Bootleg Bar para verla. Fui lo suficientemente afortunado de poder ser parte de ello. He tocado con Steve Gunn algunas ocasiones, es una persona linda, un gran guitarrista… y fue una buena colaboración. Me acompañó con su banda en el escenario para algunas canciones que nunca habíamos practicado antes. ¡Sonó increíble!

· Tu propuesta es muy cuidada y delicada, ¿cómo te enfrentas a los directos a la hora de presentar tus canciones? ¿Tienes intención de salir de gira fuera de USA?

Es diferente dependiendo en dónde me encuentre y quién está disponible. Yo toco con mi banda en Nueva York, la cual consiste en mi esposa Emily en las vocales y mi amigo Mat y Wes en vocales y bajo. Mi banda de Los Ángeles es distinta, esa contiene a Korede en el teclado, Andrew en la batería, y a Olivia en el bajo. Voy a hacer un show la próxima semana en Pennsylvania con otro Andrew en la guitarra eléctrica. Me gusta mezclarle bastante. Acabo de regresar de hacer algunos shows en México.

[Junio 2019]

Más información