Nos sentimos afortunados en el sentido de que seguimos haciendo lo que ahora mismo queremos hacer. (Juan Codorniu, Lagartija Nick)

Texto: Alfredo Rodríguez

Fotografías: Ximena Hidalgo

Pocos grupos llevan tanto tiempo en activo con un discurso tan serio y potente como los granadinos Lagartija Nick. El año pasado publicaron su exitoso LP Crimen, Sabotaje y Creación (Universal Music, 2017) tras seis años de silencio discográfico. Puede parecer mucho tiempo, que realmente lo es, pero la mítica banda no ha estado parada, ni mucho menos, sino que ha reactivado su formación original y sigue ofreciendo conciertos por todo el territorio nacional. Esta misma semana tienen una cita imperdible en el ciclo “Escenario Eslava” en la capital, motivo por el cual charlamos con Juan Codorniú sobre su actualidad.

· 30 años, tres décadas, 360 meses y muchos días después seguís en activo, ¿qué os lleva a seguir desarrollando vuestra particular carrera musical?

Desde que formamos la banda siempre nos ha movido la necesidad y la curiosidad por abrir espacios sonoros para buscar formas de expresión y explorar nuestros propios límites.  A día de hoy esa inquietud sigue intacta.

· Vuestra actual gira está siendo muy destacada gracias a unas grandes críticas por parte de la prensa musical especializada. ¿Consideráis que el tiempo de los comentarios negativos quedó atrás y vuestro buen estado de forma en directo ha sido el detonante de las buenas críticas?

En una trayectoria tan dilatada ha habido oportunidad para cometer numerosos errores pero también algún que otro acierto. El método ensayo/error nos ha llevado a plantear nuevos intentos en esa búsqueda. De cualquier forma el punto de referencia siempre ha estado en nosotros mismos y en nuestra creatividad, si bien con vocación de comunicar. Somos los primeros convencidos de la capacidad para generar energía cuando nos aplicamos en el escenario. Probablemente cuando eso ocurre se producen buenas críticas, una cosa lleva a la otra.

· El año pasado lanzasteis un nuevo disco, Crimen, Sabotaje y Creación (Universal Music, 2017), tan esperado como celebrado, después de seis años de silencio discográfico, ¿qué supuso para vosotros grabar nuevas canciones?

Cuando hubo material suficiente, un hilo conductor que vertebrara el discurso y voluntad para hacerlo nos pusimos a ello. Grabar todo ese material supuso la plasmación de un nuevo intento con fuerzas y ganas renovadas. En todo ello siempre hay un pulso de incertidumbre que nos hace mantenernos en alerta.

· Dedicasteis el citado LP a Jesús Arias, pero mucha gente en Granada considera que su legado sigue presente en muchos ámbitos. ¿Cómo influye su historia en vuestro disco?

Nosotros también lo creemos y por eso influye de una manera determinante. Es el hilo conductor que vertebra el discurso y que no lo agota.

· Fue muy comentada la reunión de los miembros originales del grupo, ¿qué significó unir nuevamente vuestras carreras en el grupo que os hizo triunfar?

Fue todo un proceso de acercamiento y acople para redescubrir la fórmula de generación de energía comunicativa.

· Este año Loquillo ofrece su gira 40 aniversario y Rosendo se retira de los escenarios tras casi 50 años sobre los mismos. Vosotros lleváis 30 años, ¿os consideráis unos privilegiados de la escena musical nacional? ¿Hasta dónde tenéis pensado llegar?

Nos sentimos afortunados en el sentido de que seguimos haciendo lo que ahora mismo queremos hacer. Privilegiados de la escena musical en absoluto, pues continuamos padeciendo los rigores de la industria y los circuitos musicales contando con recursos limitados. No existe un punto de llegada, hay movimiento, camino y búsqueda. Transitaremos por donde veamos que puede haber inspiración, interés y motivación.

· En breve comenzaréis a grabar un nuevo disco, ¿cuáles son las sensaciones que tenéis? ¿Qué podéis adelantar sobre las nuevas canciones?

Ciertamente vamos teniendo material acumulado que queremos ir trabajando. Hay varias vías abiertas que vamos a afrontar paulatinamente, si bien no hay un plan perfectamente diseñado. El primero de ellos será continuar reivindicando el legado inquieto y transgresor de Jesús Arias, materializando uno de sus proyectos inacabados titulado “Los cielos cabizbajos”, una obra que trata sobre ciudades bombardeadas que finalmente resurgen de sus cenizas sobreponiéndose a los horrores de la guerra.

· Una fecha señalada en vuestro calendario musical es el próximo 28 de septiembre, cuando tocaréis en el ciclo “Escenario Eslava” en la mítica sala Joy Eslava de Madrid. ¿Qué esperáis de esa noche?

¡Difícil saber qué nos deparará la noche! (risas) Bromas aparte, es un concierto que estamos trabajando con dedicación y en el que esperamos nos funcione la fórmula para generar energía comunicativa: emitir, recibir y transformar.

· Tenéis otros conciertos confirmados en Murcia en octubre y en Valencia en noviembre, ¿cuáles son vuestros planes más allá de la grabación del nuevo disco y estos shows?

Paulatinamente iremos abordando ese material acumulado del que hablábamos y nos mantendremos inquietos, deambulando en modo alerta en busca de inspiración.

[Septiembre 2018]

Más información