Las etiquetas yo creo que a veces no significan nada” (Alex Guerra, Hola Chica)

Texto: Alfredo Rodríguez

Fotografías: Betlegrafía

Los barceloneses Hola Chica publican su nuevo trabajo discográfico bajo el título de Marbella (2020), una colección de once canciones en las que se mezclan los sintetizadores con la época de los ochenta. Con su gira paralizada a causa de la crisis mundial del Covid-19, el quinteto sigue promocionando su música. Charlamos con Alex Guerra (voz y guitarra) sobre su actualidad en la siguiente entrevista.

· Habéis tardado cuatro años entre la publicación de vuestro debut largo Magnetism (2016) y el segundo LP Marbella (2020), ¿cómo se ha desarrollado este tiempo entre el lanzamiento de ambos discos?

La verdad es que aunque ponga 2016, para nosotros el disco prácticamente salió en 2017, porque se lanzó a mitad de diciembre. En el 2017 y 2018, hemos llenado el tiempo con conciertos, presentando el disco por toda la geografía española. El último año también ha sido más de encerrarse en casa para componer y producir los temas del disco nuevo, pero lo más destacado para mí entre un disco y el otro es haber sido padre de una preciosa niña, y a la que le escribí el tema del disco ‘Your Time’.

· El nuevo trabajo estuvo precedido por los singles ‘Asleep’ y ‘Falling Apart’, estrenados en diciembre y en enero, respectivamente, ¿son las canciones más representativas del disco? ¿Cuáles de los once temas son los que más os costaron crear, tanto lírica como musicalmente hablando?

No son las más representativas ya que nosotros no solo bebemos de los 80, sino de los 70, 60 y 90. Todos los temas tienen sus dificultades. Creo uno de los más difíciles fue ‘Fade Away’, ya que hubo cambios de estructura y producción hasta el momento de llevarlo a mezclar. Santos tuvo paciencia con nosotros. Había partes de la estructura que no parecían encajar bien o resolver cómo debería. También el sólo de sintetizador y guitarra que combinan allí después del Vocoder, hice unas cuarenta y seis pruebas para encontrar una que funcionase con lo que había. Tuvimos poco tiempo para resolver los problemas, cosa que hizo que estuviese horas y horas escuchando el tema en loop, detalles como poner el bombo como un bombeo corazón en la parte de Vocoder donde se habla de una manera más reflexiva y que hace que quede una sensación de intimidad mayor, son pequeños detalles que hacen crecer la canción. El diseño de sonido también fue más exigente en este tema, así como la letra, que creo es una de las más redondas del disco.

· Los citados singles estuvieron acompañados por sus correspondientes videoclips, ¿os importa mucho la parte visual a la hora de mostrar vuestras nuevas canciones?

Sí, hoy en día en la era de internet y el ancho de banda más grande, la imagen tiene que acompañar al sonido y al mensaje que se quiere transmitir, reforzándolo aún más. Nosotros eso lo entendemos y si el presupuesto nos lo permite, intentamos llevarlo a cabo de la mejor manera que podamos. Como ejemplo pondría el tema de ‘Falling Apart’, que en el momento de composición partió de un ritmo muy ochentero, y teníamos claro que queríamos hacer un guiño a la época, exagerando algunos de los atributos de la década. Para ello contamos con la ayuda de Anice Studio que idearon el guión y la grabación del video.

· Volviendo a vuestro anterior disco, las diez canciones que lo formaban tenían elementos pop electrónico e indie, pero los once nuevos temas tienen también matices rock y sonidos de sintetizadores, ¿qué ha supuesto para vosotros incluir nuevas sonoridades en las composiciones del segundo trabajo?

Pues la verdad es que los elementos se repiten, los sintetizadores ya estaban presentes en el primer disco en todas las canciones, ya que somos unos freaks de los sintetizadores, y el elemento rock, véase ‘You Hit’ del primer álbum, también han estado allí. Lo que seguramente escuchas son más guitarras en algunos temas, y simplemente porque en este álbum teníamos a un guitarrista, cosa que a la hora de grabar el primero no teníamos. Las etiquetas yo creo que a veces no significan nada o para distintas personas representan distintas cosas, o simplemente el sonido no sólo encaja en una etiqueta en concreto. Lo que hemos incluido en este álbum son muchos más detalles de producción que en el primero.

· La grabación y la producción corrió a cargo de Valen Nieto y Marc Ros, mientras que la mezcla la hicieron Santos Berrocal y Fernando Boix en los estudios Blind Records y Fénix Estudios y la masterización Víctor García en Ultramarinos Mastering, ¿cómo fueron las jornadas en las que trabajasteis con los citados? ¿Qué aportaron a las canciones tal y como pueden escucharse a día de hoy?

La producción corrió de nuestra parte, los temas los llevamos al estudio entre el 90-95% hechos, ya que al estudio sólo vamos a grabar cinco días, y la mitad de los días sólo baterías. Valen y Marc están para corregir algunas cosas que no funcionan, escalas, notas o melodías que no está del todo finas, siempre estamos abiertos a cambios, son mínimos, pero la producción la hacemos en mi estudio en casa, y es donde más tiempo invertimos. Santos también aporta su granito de arena ya que toma a veces decisiones de producción, y sus mezclas son muy imaginativas. Con Fernando es la primera vez que trabajamos, le hemos dado dos temas y nos ha gustado lo que ha hecho, con baterías con más pegada y respetando las pistas que había. Con Víctor a la hora de masterizar también nos ha gustado lo que ha hecho, sin apretar tanto arriba, porque nosotros entendemos la guerra de volúmenes actuales pero preferimos y priorizamos más la dinámica.

· Comenta la nota de prensa que anuncia vuestro disco que “es un viaje fascinante a través de once historias que convergen en un mismo lugar. Historias de sentimientos, estilos de vidas enfrentados y el impacto del cambio climático en la conciencia colectiva. Un momento de observación y reflexión sobre la sociedad extrapolada al mundo”, ¿cuáles son los mensajes que queréis mostrar con las once canciones?

El asumir y superar las relaciones perdidas es una temática que tienen  varios temas del disco (‘Never Gonna See You Again’, ‘Falling Apart’, ‘Asleep’), y donde hacemos hincapié en la obsesión y devastación absurda de una relación enfermiza (‘Asleep’). Un amor de verano fallido y con fecha de caducidad (‘Never Gonna See You Again’). Lo absurdo de los gurús de las religiones y la manera en la que te absorben parecida a una secta (‘Free Your Soul’), el problema de las enfermedades mentales actualmente y como un individuo está luchando cada día por escapar ese estado depresivo y sentirse como una persona normal (‘Feels Like’, ‘Mirage’), aunque en ‘Mirage’ también hace alusión a la persecución de los sueños dejando atrás las excusas por miedo al resultado. En ‘Make It’ hablo del problema que tiene un sin techo en salir de esa situación en la que se encuentra, al ser marginado socialmente y la posibilidad de ver la salida al final del túnel. En ‘Off My Mind’ se habla de un enamoramiento y el estado  de excitación el que te deja conocer a esa persona especial, salir de la monotonía y la incomprensión de la aceptación de las redes como escala de corte social. En ‘Fade Away’ hablo de la destrucción del medio ambiente por parte del ser humano y la destrucción final de la tierra y la muerte de todo lo que contiene. ‘Your Time’ fue especial para mi escribirla, porque habla de mi hija que nació entre los dos discos, y explica que nadie es perfecto a la hora de criar un niño, pero que se intenta facilitar el desarrollo para que en un futuro sepa afrontar la vida de una manera positiva y responsable.

· También cuidáis mucho la parte artística, con un diseño realizado por Alex Guerra y Jaime Genovard, ¿tuvieron “carta blanca” a la hora de crear el artwork del disco o siguieron unas pautas marcadas por el grupo?

Sí, siempre proponemos una temática para el disco y dejamos que se crean distintas ideas para elegir la que pensamos va más con lo que queremos. En este caso utilicé la técnica del collage para representar el nombre del disco en imagen que vemos. Los rayos del sol de distintos colores representan las canciones con sus variaciones sonoras y enriquecedoras. La contemplación de ellas sentada me parecía una manera de escuchar música cómo se solía hacer antiguamente, aunque hoy en día los audiófilos siguen escuchando los discos de esta manera, ya no se suele hacer y sugiere el disfrute de los rayos de sol. Todo ello con una imagen retro que recuerda el boom turístico que tuvimos en los 60 en España y de apertura al exterior de la dictadura franquista. Jaime tuvo unas ideas muy buenas que al final descartamos porque nos parecían muy radicales, aunque mantuvimos la tipografía que eligió.

· Y el apartado fotográfico ha sido realizado por Betlegrafia, ¿quién tuvo la idea de hacer las tomas en una piscina vacía? ¿Cuál ha sido el reto a la hora de mostrar vuestra imagen en el nuevo disco?

La idea fue del grupo y nos sugería un poco el concepto del disco, que era la decadencia de los años de oro.  A la hora de colocación, distribución, color, retoque final, yo soy el que hace de director creativo, más que nada porque es lo que he estudiado y siempre soy el que mete más mano en el diseño y concepto final.

· La gira de presentación de las nuevas canciones comenzará este mes de marzo en la sala Siroco de Madrid, pasando después por la sala Vol de Barcelona, la sala Bóveda de Zaragoza y el Festival Cuatro Plazas de Alcalá de Henares en abril y el Ágora Club en Valencia y el Monumental Club de Barcelona en mayo, ¿cómo estáis preparando estos conciertos? ¿Tenéis ganas de salir a la carretera?

Pues de momento con el Coronavirus todo está en standby y no sabemos lo que va a durar. Esperemos salir pronto de esta situación, porque ganas hay de presentar el disco en directo.

·  En agosto está confirmada vuestra presencia en el Festival Gigante, ¿qué supone para vosotros tocar en un evento tan reconocido con Amaral, Xoel López, Ciudad Jara, Carmen Boza, Amaro Ferreiro y Nunatak, entre otros? ¿Cómo veis lo que llaman el “circuito festivalero”? ¿Es complicado para un grupo pequeño tocar en este tipo de eventos?

Pues nos ha hecho mucha ilusión, pero ya sabemos cómo está todo de momento. Es complicado por el hecho de que no tenemos tanta visibilidad como otros grupos con más nombre, pero no por tocar en un escenario más grande. Nosotros siempre hemos pensado que nuestra música encaja muy bien en los festivales y esperamos que este año lo podamos cumplir.

[Abril 2020]

Más información