Con Crazy Stacey & The Customs quería huir de lo “correcto””. (Álvaro Escribano, Crazy Stacey & The Customs)

Texto: Alfredo Rodríguez

Fotografías: Crazy Stacey & The Customs

Si te gusta la escena rockera de Madrid seguro que conoces a Álvaro Escribano. Es un todoterreno musical y toda banda que pone en funcionamiento, suena bien. Su clase, sus canciones y su puesta en escena le acompañan a todas partes y con Crazy Stacey & The Customs sigue con su particular aventura musical. Incansable e imparable, puso en marcha un proyecto que poco a poco va cogiendo carrerilla, tanto que han registrado un nuevo trabajo bajo el título de First Class Hypochondriac (2019), su primer LP con canciones propias. Como decíamos, si te gusta el rock, te gustarán y sino, ¿a qué esperas para descubrirles?

· Nosotros conocíamos la propuesta musical pero para ponernos en situación, ¿quiénes son Crazy Stacey & The Customs? ¿Cómo y cuándo se forma el proyecto?

Crazy Stacey and the Customs lo formamos Álvaro Escribano (voz y guitarra), acompañado por David Pardo (Durango 14) al saxo, Diego Serrano (The Boo Devils) al bajo sexto y Saray Sáez (Swampig) a la batería. La formación como tal se forma después de que viera la luz “Scream and Shout”, el EP debut con cuatro versiones.

· El debut discográfico se produjo el año pasado con el citado EP Scream & Shout (2018), trabajo en el que revisaste canciones de Nick Curran y The Sonics, entre otros, ¿en qué momento consideraste que era la ocasión de rendirles tributo?

La elección de los temas fue clara, pero la grabación fue de casualidad. Me explico: yo llevaba tiempo queriendo grabar baterías con un concepto a la antigua, menos micros, señales más distorsionadas, etcétera, para ver si era posible conseguirlo en un estudio como el mío. Para ello, conté con la inestimable colaboración de Oli (Accidente, Redneck Surfers) quien con toda amabilidad se grabó los cuatro temas. Al ver cómo quedaron, decidí contactar con dos buenos amigos de la música para completarlo: Sergio García, mi compañero de mil batallas en Kick Out y Odeón y el propio David para el saxo. Una vez visto el resultado final la elección fue clara: había que darle continuidad al proyecto. En cuanto a la elección de canciones, son cuatro de mis canciones favoritas y Nick Curran en particular un ídolo absoluto, por lo que no tuve que pensar demasiado cuáles iban a ser.

· Este año vuelves con el LP First Class Hypochondriac (2019), trabajo formado por canciones propias grabadas, producidas y mezcladas en La Chulona Estudios, tu base de operaciones musicales. ¿Cómo te enfrentaste a las ocho nuevas composiciones?

Con la misma intención que para “Scream and Shout”, pero con una formación cerrada y queriendo llevar el sonido un paso más allá. El EP fue la toma de contacto, First Class Hypochondriac tenía que asentar el sonido del proyecto. Cuidamos más los detalles a nivel pre-producción, pero la idea de grabar de toma y que el resultado final fuera espontáneo seguía ahí, por lo que creo que puedes ver una evolución dentro de que Crazy Stacey sigue siendo la misma movida.

· Es evidente que el rock and roll corre por tus venas y así lo plasmas en la música pero, ¿te sientes cómodo incorporando otros estilos como el punk y el rockabilly en tus canciones?

El caso del punk rock es el mismo que el del rock ‘n’ roll: son los dos estilos que he tocado toda mi vida y me siento en casa con ellos. En el caso de las pequeñas incursiones en el rockabilly, he querido afrontarlo de una forma particular. Es un estilo que me encanta, pero a la vez odio con toda mi alma cuando la gente intenta hacerlo demasiado pureta. Me suena aburrido, manido, artificial… nada bueno. No es casualidad que las canciones con aire rockabilly del disco, Smoke Signals y Pompadour (la instrumental que recuerda a Brian Setzer. Esto último muy entrecomillado, porque Brian Setzer hay uno y uno nada más) sean las que más oscuras y distorsionadas suenen: quería huir de lo “correcto».

· Destaca el sonido del saxofón en las canciones, ¿cómo surgió la posibilidad de incluir este instrumento en el disco? ¿Te gusta experimentar con nuevos sonidos?

La verdad que planteando Scream and Shout pensé: tiene que ser rock ‘n’ roll salvaje, punk rock con actitud de rhythm & blues ¿Quién te da eso? Un saxofonista brutal. Y los Customs tienen a uno de los mejores. En cuanto a experimentar, sin duda. En First Class Hypochondriac hay una base estable de teclados y pianos en la gran mayoría de canciones y estamos muy contentos con el resultado ¡A ver qué se nos ocurre en el siguiente!

· Una de las canciones más directas del disco, ’62 Impala’, cuenta con un divertido vídeo grabado en una terraza madrileña, ¿quién tuvo la idea de registrar las imágenes de dicho tema? ¿Tienes pensado grabar vídeos para otras canciones?

Fue una idea conjunta desarrollada entre el realizador Andrew MacLaurin y yo. La idea era darle un toque muy poco serio. Un tipo que se flipa frente al Palacio Real con su guitarrita pero luego pierde el culo por su coche soñado, haciendo el pipa todo lo que haga falta. Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. O no. Tengo idea de darle un buen apoyo audiovisual al disco, sí. De momento, el segundo adelanto fue ‘Kill It’ con un guapísimo lyric video a cargo de Afri DeLarge. Y para el futuro, espero poder contar con más material para apoyar el resto de canciones.

· La música de Crazy Stacey & The Customs encaja a la perfección en festivales como el Azkena Rock Festival, el Funtastic Dracula Carnival y el Fuzzville, ¿te gustaría tocar en los citados eventos? ¿En qué otros festivales te gustaría presentar el disco?

¡Me fliparía! Y si alguien de los citados lo está leyendo, pues oye ¡Aquí estamos! (risas) Bueno, hasta llegar a este tipo de eventos creo que previamente hay que ir paso a paso construyendo un nombre que espero que seamos capaces de conseguir. Además de los citados, en los que me fliparía tocar como ya te he dicho, creo que esta propuesta es lo suficientemente ecléctica para tocar desde en un Rockin’ Race Jamboree o un Psychobilly Meeting a, por qué no, un Tsunami. Pasando por la inmensidad de festivales brutales que tenemos como el HDC Rockin’ Fest, el Bonaventura Fest, el Yabba Dabba Doo o el Motorbeach entre muchísimos otros.

· Los próximos conciertos tendrán lugar en Gandía (El Dublín, 11 de octubre), Pedreguer (Pub Cuatro Temporadas, 12 de octubre) y Madrid (Funhouse, 29 de noviembre), ¿qué otras ciudades visitará Crazy Stacey & The Customs?

Por ahora esos tres son los que tenemos cerrados, pero te puedo adelantar que visitaremos al menos quince ciudades en la península entre lo que queda de año y 2020. La idea es girar el disco todo lo que sea factible, por lo que no vamos a parar quietos. Hay una buena posibilidad que de aquí a poco tiempo puedas ver un directo de Crazy Stacey and the Customs en la sala favorita de tu ciudad.

[Octubre 2019]

Más información