“Es complicado definir la música que hacemos porque mezclamos cosas un poco diferentes” (Ana Franco, Coffee & Wine)

Texto: Alfredo Rodríguez

Fotografías: Luis Vassallo

El cuarteto madrileño Coffee & Wine publicó el pasado mes de marzo Hirundinidae (Manderley Music, 2019), largo formado por una decena de canciones repletas de sonido “americana” y folk. Con las nuevas composiciones rodadas, marcan dos importantes fechas en su particular calendario musical para el próximo mes de octubre (viernes 4 en Madrid y sábado 19 en Barcelona), citas en las que se subirán a los escenarios respaldados por A Singer Of Songs. Charlamos con Ana Franco (voz y guitarra) sobre su actualidad, la grabación del disco, los colaboradores del mismo y muchas más cosas en la siguiente entrevista.

· Tras siete años sin grabar nuevo material discográfico el pasado mes de marzo publicasteis vuestro nuevo disco bajo el título de Hirundinidae (Manderley Music, 2019), ¿cómo se ha sucedido todo ese tiempo hasta lanzar las nuevas canciones?

En estos años hemos continuado dando conciertos y tocando en otros proyectos. También hemos editado algún single y reeditado nuestro primer EP, From the Roofs. Mientras tanto, nos hemos permitido recopilar y pulir los temas nuevos con mucha calma. Aunque ya teníamos muchas ganas de sacar a la luz canciones nuevas, quisimos esperar hasta que se dieran las condiciones adecuadas. Al final la espera fue muy positiva y ocurrieron cosas geniales como que Juanma se incorporase a la banda como baterista, o que pudiéramos grabar y mezclar el disco justo con la gente con la que queríamos trabajar.

· El disco se lanzó bajo la etiqueta de “Manderley Music”, ¿no pensasteis en trabajar con algún sello al uso o preferís controlar el desarrollo de vuestras canciones y vuestra música?

Lo de trabajar con un sello es una opción que estuvimos barajando con este último disco, pero tampoco lo hemos buscado en serio, solo hemos llamado a la puerta de una discográfica con la que teníamos ganas de trabajar, pero no era el momento. Aunque nos llega constantemente el mantra de que la autoedición es un proceso sencillo, en realidad no es nada fácil porque requiere mucho trabajo y tener que gestionar todos los aspectos del proceso. Es algo que tiene un gran coste en horas de trabajo y “desgaste” artístico por decirlo de alguna manera. Por eso, aunque editamos los discos con nuestro propio sello, también hemos querido contar con profesionales de confianza para que se encarguen de buena parte del proceso, como ocurre con la promoción, la distribución, la editorial…

· La grabación de los diez temas que forman el citado LP corrió a cargo de Dany Ritcher en el estudio El Lado Izquierdo de Madrid, ¿qué aportó a las canciones según las teníais preparadas en vuestro local de ensayo?

Conocemos a Dany desde hace muchos años; es primo de Andrés, nuestro bajista Jaime siempre graba en su estudio con Havalina, Juanma también lo hace con muchos de sus grupos, y además yo misma he trabajado de técnico en El Lado Izquierdo. Todo ello hace que tengamos una confianza y conocimiento mutuo total. Dany también es co-productor del disco y ha aportado cosas muy importantes a nivel sonoro y creativo; sabe encajar los timbres y registros de los instrumentos a la perfección, tiene un oído finísimo con las melodías y un montón de ideas originales para enriquecer las canciones. Nos ha ayudado a definir el tono del disco y a forzarnos a elegir las canciones que al final se han quedado en él.

· Habéis contado con la colaboración de distintos artistas en el disco como el citado Dany Ritcher, Esther Rodríguez, Josh Brister, Pedro López, Charlie Bautista, Raquel Mendes y Adam Selzer, entre otros, ¿cómo surgió la posibilidad de tenerles en la grabación?

Con todos ellos tenemos una relación de amistad desde hace muchos años, aunque a Josh le conocimos después y a Adam cuando hizo las mezclas del álbum. Teníamos claro que Esther y Charlie, que en su día formaron parte de Coffee & Wine, y Pedro, amigo y acordeonista de lujo, tenían que dejar su huella en Hirundinidae, porque Coffee & Wine es lo que es en gran parte gracias a ellos. A Raquel la conozco también de hace años, cuando le grabé un par de temas en El Lado Izquierdo para su proyecto “Ameba”, así que Dany me propuso llamarla para tocar en el disco, y fue todo un acierto. Siempre que hay opción la llamamos para que toque en los conciertos.

· El disco ha sido catalogado dentro del concepto “americana» que abarca muchos géneros en el propio género, si bien, son apreciables sonidos folk y pop, ¿qué os llevó a explorar sonidos tan diferentes pero a la vez tan cercanos a la hora de crear los temas?

Es complicado definir la música que hacemos porque mezclamos cosas un poco diferentes, aunque siempre andamos rondando el folk americano y británico. Yo creo que es algo que me sale de forma natural por las influencias musicales que tengo; a mi me encanta el folk irlandés, pero también el rock americano de los noventa, que era lo que me encantaba de adolescente, y ahora escucho mucho folk estadounidense, me encanta la escena musical de Portland, por ejemplo. Andrés sabe ver muy bien la línea de conexión en los géneros, tiene una concepción más redonda y pop de la música y eso ayuda a organizar arreglos y estructuras de temas. Juanma y Jaime tienen gustos algo diferentes, pero saben crear unas bases rítmicas que enriquecen enormemente las canciones de Coffee & Wine.

· En octubre presentaréis vuestro nuevo disco con dos fechas en Madrid (Galileo Galilei, viernes 4 de octubre) y Barcelona (La Violetera de Gracia, sábado 19 de octubre), ¿cómo estáis preparando estos conciertos?

Con mucho cariño y esfuerzo, la verdad. Madrid es la ciudad donde vivimos, en la que continuamos viendo caras conocidas entre el público, de nuestros amigos y familiares, y de seguidores que ya son más amigos que fans y que siguen allí concierto tras concierto. Además, teníamos muchas ganas de tocar en una sala tan bonita como Galileo, será la primera vez que hagamos un concierto completo allí y estamos preparando un show especial con invitados e invitadas y un setlist muy chulo. Y Barcelona es nuestra segunda casa; tenemos muy buenos amigos allí y un público maravilloso, muy atento y encantado con nuestra música. Siempre que toco en Barcelona vuelvo con una sonrisa en la cara que me dura semanas.

· En ambas citas contaréis con la presencia de vuestro amigo Lieven Scheerlinck, artista belga que lidera el proyecto A Singer Of Songs, ¿qué supone que toque estas dos noches con vosotros?

Lieven y yo no conocimos hace diez años, que se dice pronto, y hemos colaborado en varios de nuestros respectivos álbumes y directos. A Lieven le gusta mucho juntar a gente que hace música, y gracias a eso he podido tocar por España y Europa con él y otros artistas maravillosos. Nos encanta ser anfitriones e invitados el uno del otro y creo que tenemos una forma muy parecida de ver la música y todo lo que la rodea, por eso compartir escenario con A Singer of Songs en Madrid y Barcelona es, de alguna forma, como volver a casa, a la esencia, es comunicar y sentirse bien haciendo música por encima de todo lo demás.

· ¿Cuáles serán vuestros siguientes planes musicales para los próximos meses? ¿Haréis conciertos en salas de otras ciudades? ¿Tenéis pensado tocar en festivales? Contadnos un poco los próximos retos…

Estamos intentando cerrar fechas para este año e inicios del que viene en ciudades en las que aún no hemos presentado Hirundinidae, pero por ahora no hay nada confirmado. Logísticamente es complicado tocar fuera, así que también nos movemos en acústico y, si vamos toda la banda, intento que por lo menos sea medianamente cómodo y agradable para la gente que me acompaña: comer bien, dormir bien, tocar en sitios que quieran programarnos o ante gente que quiera escucharnos. ¿Festivales? Yo tengo unos pocos -nacionales e internacionales- con los que sueño despierta, y no son precisamente los más grandes y famosos que hay, sino que suelen ser eventos con programaciones cuidadas y en lugares especiales. Respecto a los retos, hay uno que ya llevo aplicando mucho tiempo y que pretendo seguir poniendo en práctica: que la satisfacción de seguir haciendo la música que quiera y en el momento que quiera supere con creces todo el tiempo, dinero y esfuerzo invertidos, y que la gente que me acompaña en esta locura se sienta a gusto y parte importante del proyecto en todo momento.

[Septiembre 2019]

Más información