me he lanzado a la piscina, agradezco haberlo hecho y veo que todo ha sido positivo” (Borja Mompó)

Texto: Alfredo Rodríguez

Fotografías: Atila Madrona

No es la primera vez que ocurre ni será la última que un artista comience una carrera musical en solitario al margen de su “banda madre”. Es el caso del compositor, cantante y guitarrista Borja Mompó, quien comienza una nueva aventura musical sin sus compañeros en Modelo de Respuesta Polar. Para ello presenta cinco canciones recogidas en el EP homónimo Borja Mompó (Hook Ediciones Musicales, 2021) donde, con producción y arreglos de Charlie Bautista y mezcla y masterización a cargo de Dany Richter, explora nuevos sonidos repletos de sonidos folk y la canción de autor. Charlamos con el artista valenciano sobre todo lo que rodea su citado trabajo en la siguiente entrevista.

· Hace poco más de un mes debutaste como solista con tu EP homónimo Borja Mompó (Hook Ediciones Musicales, 2021), ¿en qué momento decidiste crear las cinco canciones incluidas en el mismo?

Mi forma de trabajar es un tanto personal. Suelo componer de forma constante, voy grabando notas de voz y pasado un año o dos, cuando un proyecto o disco toma forma, reviso todo lo que he ido haciendo durante ese tiempo y voy perfilando. Esto me sirve, primero para tomar perspectiva de las canciones, siendo crítico conmigo mismo y por otra parte, me ayuda a conformar trabajos más homogéneos mirando desde la objetividad. Es bonito ir escuchando ideas que no sabías que había hecho y estaban ahí guardadas esperando a que alguien las abriera.

· ¿Ha sido diferente la manera de componer los temas para tu nuevo trabajo que las canciones para los lanzamientos de tu grupo Modelo de Respuesta Polar?

La manera ha sido la misma. Habitualmente suelo componer en casa, yo solo, guitarra o piano. La diferencia sustancial ha sido a la hora de abarcarlas y de darle forma. Ha sido la primera vez que entraba al estudio con las canciones a guitarra y voz y ha sido la primera vez también que me pongo en manos de otra persona que no sea de mi banda. En este caso Charlie Bautista ha sido mi salvoconducto para materializar esos bocetos en canciones con personalidad y color propio. La experiencia ha sido inmejorable y me ha ayudado muchísimo a conocerme mejor como autor y a disfrutar más de ciertos procesos dentro de la creación de un álbum.

· Trabajaste en el estudio con dos “pesos pesados” como son Charlie Bautista y Dany Richter, ¿era algo que tenías pensado o surgió a la hora de grabar los temas preparados por tu cuenta?

Con Charlie tenía una deuda pendiente desde hace años. Siempre habíamos querido trabajar juntos pero no encontrábamos la forma. Le llamé, le dije que estaba pensado en hacer algo por mi cuenta y me contestó que sin saber lo que tenía entre manos, él quería formar parte de ello. Fue realmente alentador encontrar una mano amiga en ese preciso instante en el que no tienes claro si dar el paso.

· Las canciones fueron registradas en El Lado Izquierdo durante el invierno del año pasado, ¿cómo fueron las jornadas de grabación? ¿Por qué has tardado tanto en publicaras?

La grabación fue un regalo. Siempre lo he pasado un poco mal durante las sesiones en estudio. Por un lado disfrutaba mucho, porque me auto-exigía demasiado y esa incertidumbre de no saber qué se iba a quedar registrado me mataba. Con el tiempo he ido aflojando y apreciando más el proceso de grabar un disco. En esta ocasión ha sido un paseo en barca. Poca gente, poco backline e ideas muy claras y sencillas.

· Tanto la instrumentación como el sonido se aproxima a sonidos folk en los cinco cortes, ¿has tomado alguna referencia concreta a la hora de confeccionar la musicalidad de las canciones?

Creo que es lo más transparente y lo más puro que he compuesto nunca. He regresado a los autores de mi adolescencia y he desbrozado sonoridades hasta encontrar la esencia pura de lo que considero soy yo. He crecido con las composiciones de Antonio Vega, Urquijo, Quique González, pero también he sentido fascinación con los años por la música americana y grupos como Big Thief o Dawes. He llegado aquí casi de vuelta y estoy muy cómodo con esta ligereza y este no querer hacer grandes las canciones.

· El corte que cierra el EP, ‘Flor de un Día’, fue escrito por encargo con el objetivo de ser interpretado por Luz Casal, aunque no llegó a ejecutarse, ¿cómo surgió la propuesta de crear la canción pero terminó en el repertorio de tu trabajo en solitario?

Llevaba mucho tiempo hablando con mi editorial Warner Chapell acerca de la posibilidad de escribir para otros artistas. Es algo que con los años he visto como una posibilidad y me siento muy cómodo adoptando esa figura. Por mi forma de componer y de entender las canciones, surgió esta posibilidad de escribir un tema para el repertorio de Luz. Por desgracia el proyecto no llegó a salir y decidí retomarla para mi propio disco.

· Presentaste el EP con las canciones ‘Tratar De Ser Nadie’ y ‘Mi Alimento’, temas que se acompañaron por dos videoclips rodados en la naturaleza, ¿cómo se fraguó la idea de grabar en dicho entorno?

Siempre intento que mis discos estén contextualizados en el lugar donde en ese momento estoy llevando acabo el proyecto. Lo hice con “El Cariño”, con “Dos Amigos” en Madrid y ahora lo hago con este EP en un entorno en el que he decidido retirarme una temporada y en el que entiendo que todo tiene que pasar. Es mi forma de ir dejando recuerdos por el camino y el día que decida revisitar todo esto, me acordaré de los lugares donde compuse, viví y comí a lo largo de mi vida.

· ¿Cómo tienes pensado llevar a los directos las canciones? ¿Actuarás en solitario o estarás acompañado por músicos sobre el escenario?

Voy a estar solo. Es algo que tengo muy claro y que me he propuesto con el fin de mejorar como músico y como elemento transmisor de emociones. Después de diez años con banda creo que lo necesito. Quiero enfrentarme solo a un escenario y dar lo mejor de mí con los menos recursos posibles. También me llama mucho la atención la idea de viajar solo, de dormir en la furgoneta o de dejarme llevar por lo que suceda en cada momento. Eso no quita que durante todo este tiempo no vaya rodeándome de amigos o invite a alguien a tocar cuando la ocasión lo requiera. Va a ser un proyecto abierto y me veréis compartirlo con mucha gente. De esa manera podré seguir aprendiendo y creciendo como profesional.

· Hace unos días tocaste en Valencia junto a La Habitación Roja, ¿qué supuso hacerlo en un espacio tan curioso actuando junto a los citados? ¿Cuáles fueron las sensaciones?

Era un concierto que esperaba desde hace mucho. Supuso mucho a todos los niveles y todos éramos conscientes de que era un día especial. Estaba organizado por Enrique Medina y su equipo de La Marina de Valencia. Enrique es uno de mis mejores amigos y de las personas que más han creído en mí como músico. Fue el primero en proponerme este concierto en cuanto supo que sacaba disco en solitario. Solo tengo buenas palabras para todo lo que sucedió allí aquel día. Tengo mucha suerte de poder vivir ciertas cosas que me dan fuerzas para aguantar otras que no son tan brillantes.

· El próximo mes de mayo tienes otra fecha confirmada, esta vez en la sala El Sol de Madrid, ¿cómo estás preparando la cita? El hecho de la situación, con el público sentado, ¿ayudará a llevar tus nuevas canciones a un formato reducido?

Yo siempre he sido de los que prefería ver conciertos sentado. Por la música que escucho y porque me encanta fijarme en los detalles y en los músicos, siempre he sido de esos freaks que preferían una butaca antes que estar de pie. No lo voy a negar. (risas) Obviamente a estas canciones les sienta muy bien que el público este atento, en un ambiente relajado e íntimo. Me gusta pensar que así mis letras y mi manera de interpretar van a llegar en todo su esplendor. Creo que para este proyecto en particular, el formato que ahora mismo ofrece la sala El sol es idóneo. Va a ser una fecha muy especial para mí, por el lugar, por la ciudad, porque me reencuentro con amigos y porque creo que necesito que sea allí donde dé el pistoletazo de salida a esta nueva etapa en solitario.

· ¿Cuáles son los planes que tienes a la hora de presentar el EP en otras ciudades? Con los festivales parados y las salas con tantas restricciones, ¿es el momento de llevar la propuesta a sitios reducidos?

Con este proyecto en particular he tenido muchas dudas acerca de dar ciertos pasos y siempre encontraba excusas para todo. Ahora que me he lanzado a la piscina, agradezco haberlo hecho y veo que todo ha sido positivo desde el día uno. Por lo que voy a seguir arriesgándome pese a que nada juegue a mi favor. La gente está siendo francamente generosa con estas nuevas canciones y creo que todo eso me tiene que llevar solo a que me pasen cosas buenas. Espero poder girar, volver a mis salas favoritas, a mis ciudades fetiche, a comer bien. Todo eso me lo regala la vida y quiero cogerlo.

[Abril 2021]

Más información