Ni nosotros mismos somos capaces de etiquetarnos.” (Carlos Ortega)

Texto: Alfredo Rodríguez

Fotografías: Álvaro Sierra

Cuando surgió la posibilidad de charlar con los madrileños Beluga poco o nada sabíamos sobre sus canciones. Sin importarnos, escuchamos su nuevo disco Tiempo de Leones (Autoeditado, 2018), descubriendo una decena de cortes donde la inmediatez y la fiereza se mezclan con la calidad y la espontaneidad. Con paso firme y seguro, su música te atrapa inconscientemente, haciendo que sus melodías pasen por tus oídos y se queden en tu cabeza. La puesta de largo en la capital está fijada en la sala Caracol, mítica ubicación de la escena local donde darán buena cuenta de su directo. Su vocalista Carlos Ortega es el encargado de contestar nuestras cuestiones con solidez y precisión.

· Publicasteis vuestro nuevo disco bajo el título de Tiempo de Leones (Autoeditado, 2018) el pasado mes de octubre, ¿cuáles han sido las sensaciones desde entonces entre el público y los medios musicales especializados?

Todavía es pronto para responderte a esta pregunta. Todavía es pronto para incluso ponerle palabras a las sensaciones. Pero, de momento, se prevé una buena gira y una sala Caracol abarrotada. Motivos más que suficientes como para hablar de una buena acogida.

· El citado disco ha sido publicado gracias a las aportaciones de mecenas, ¿qué significó para vosotros el apoyo de las personas que siguen el grupo, muchas de ellas desconocidas?

Significa que lo que hacemos tiene sentido, que tiene su eco en el presente y que se valora el proyecto en sí, con sus más y sus menos. Desde aquí mil gracias por salvarnos de un desahucio. (risas)

· ¿Pensasteis en buscar alguna discográfica para trabajar la publicación de las canciones incluidas en vuestro nuevo disco o no barajasteis esa opción?

Supongo que esa opción la hemos barajado a posteriori de la grabación, pero lo cierto es que no se nos han presentado grandes ofertas por el momento. El día que lleguen pensaremos si preferimos seguir caminando con las alas bien abiertas o nos conviene más acercarnos a una empresa como tal. De momento nuestra empresa funciona como un motor perfectamente engrasado. De vez en cuando se nos cae el aceite, pero eso es otro tema.

· Trabajasteis la producción y la mezcla de las canciones con Manuel Cabezalí y la masterización con Dany Richter, ¿qué aportaron cada uno de ellos al resultado final de los temas?

Aportan rigor, sabrosura e inteligencia. Sobre todo mucha inteligencia. Les amamos fuerte.

· La “carta de presentación” del LP vino de la mano del single ‘Bioluminiscencia’ con un curioso y trabajado videoclip, ¿cómo surgió la idea de elegir esa canción para presentar el disco?

La idea surge porque Manuel Cabezalí nos habló con voz de serpiente y nos cautivó. Argumentó muy convincente que esa canción engloba muy bien los diferentes polos artísticos del conjunto. No lo dijo así de técnico, la cosa fue más casual.

· El disco está disponible en formato digital y CD, pero destaca una edición especial en formato disco-libro, ¿qué podemos encontrar en dicho formato?

Encontrareis básicamente respeto y amor por lo que hacemos. Así, tal cual.

· Hemos visto comparaciones de vuestra música en las redes sociales con grupos como Cyan e Izal, ¿qué os parecen dichas comparaciones? ¿Con qué grupos, nacionales e internacionales, os gustaría ser comparados a pesar de tener vuestra propia personalidad y estilo?

Nos encantaría no ser comparados con nadie, pero eso es algo que uno no puede controlar. La verdad es que ni nosotros mismos somos capaces de etiquetarnos. Es curioso cómo se vive de puertas para dentro.

· Recientemente habéis presentado vuestro nuevo single ‘Te Quiero Enfermo’, ¿cómo ha sido recibido por vuestros seguidores?

Funciona, camina. Dicen que es ligero y que no es depresivo en absoluto.

· Tenéis una fecha marcada en rojo en vuestro particular calendario musical el próximo viernes 8 de febrero en la sala Caracol de Madrid, ¿qué esperáis de ese concierto? ¿Cómo estáis preparando la actuación?

¡Vente y lo verás! A veces la música no solo vale con escucharla, también hay que contemplarla en todo su esplendor.

· Contaréis con los barceloneses Medusa Box como invitados, ¿qué nos podéis contar sobre ellos? ¿Os gusta compartir escenario con otros grupos? ¿Seguís la escena musical española?

Son catalanes, cocinan muy bien y tienen unos principios muy firmes. Les conocimos a su último paso por Madrid en la sala Moby Dick con The Royal Flash, otros que también son grandes músicos y mejores personas, y surgió la magia en los camerinos. Nos encanta compartir escenario con bandas que tocan bien y tienen identidad propia. Y las hay, apoyamos y seguimos a las que conocemos.

· Tras el concierto en Madrid, ¿cuáles son vuestros planes en lo que a conciertos en formato sala se refiere?

Nuestro espectáculo se está diseñando para que sea transportable a cualquier espacio, incluso que se pueda introducir en una maleta. Luces, destreza y mucha limpieza. Estos tres se vienen de gira con nosotros.

· No tocáis demasiado en festivales, ¿a qué se debe que no entréis en lo que llaman “circuito festivalero”? ¿En qué festival os gustaría tocar?

No entramos porque no nos llaman por las razones que sean, pero tenemos paciencia. Con el tiempo el vino y las manos mejoran. Somos un gran grupo, un excelente conjunto artístico y vamos a dar y pulir cera en toda plaza posible. ¿En que festival queremos tocar? En el que tengan una nevera acorde a nuestras necesidades.

[Febrero 2019]

Más información