The Joy Formidable ‘Wolf’s Law’ (Atlantic Records, 2013)

Tras debutar hace dos años con su exitoso largo The Big Roar (Atlantic Records/Warner Music, 2011) los galeses regresan con este segundo disco consolidando el importante trabajo realizado. Y es que no solo fueron las doce sonadas canciones de su citado LP lo que han dado que hablar, sino también una intensa gira que les ha llevado por medio mundo recibido unas sobresalientes críticas unánimes, incluso actuando en arenas junto a grupos de la talla de los estadounidenses Foo Fighters y los ingleses Muse. Pero no solo sus potentes directos han sido clave, pues influye la carismática vocalista Ritzy Brian, tan dulce en imagen como fiera en maneras, con su voz angelical que vuelve a explotar en once nuevos cortes donde poco se alejan de sus predecesores. Y es que desde la inicial ‘This Ladder Is Ours’ con su cuidada instrumentación, ‘Maw Maw Song’ con un tremendo toque épico, ‘Silent Treatment’ echando mano de la guitarra acústica y ‘The Turnaround’ finiquitando el track-list de una manera pausada menos cruda, todas las canciones tienen algo que aportar. No gastan en alardes, creando composiciones sencillas y directas, muchas partiendo de manera pausada para, de pronto, romper en un estallido sónico digno de mención. Puede que en ocasiones sean más accesibles (‘Little Bimp’ y ‘Forest Serenade’), pero la grandilocuencia de su música se asemeja a los actos instintivos de un animal como el lobo con el que ilustran su portada, quizá adaptando su parte más intensa a la más pausada, ordenando su estado natural en forma de canciones. Un convincente trabajo que confirma el buen estado de forma de este trío que tiene a tiro llegar a un público más amplio.

[Texto]: Alfredo Rodríguez

Artista: The Joy Formidable

Álbum: Wolf’s Law

Discográfica: Atlantic Records

Estilo: Indie / Rock