La cantante y guitarra Miren Iza regresa a la actividad discográfica con su nuevo disco Centauros (I*M Records, 2017), quinto larga duración si tenemos en cuenta las canciones incluidas en Los Exiliados Románticos (Gran Derby Records, 2016), BSO de la película dirigida por Jonás Trueba de mismo título. Con su habitual curiosidad la guipuzcoana suma una nueva referencia a su particular carrera musical tras sus inicios cercanos a los sonidos folk americanos en el sobresaliente Solo Me Has Rozado (Subterfuge Records, 2007) y en el notable Espera La Pálida (Subterfuge Records, 2009). Tras su buen hacer con la guitarra comenzó a explorar nuevas sonoridades en La Calma Chica (Gran Derby Records, 2015), dando un nuevo giro en su recién publicado largo. Trabajando en la producción con Ángel Luján (Xoel López, Maga, Anni B Sweet) y Charlie Bautista (Egon Soda, Jero Romero, Jorge Drexler), los estudios Reno de la capital fueron testigos del registro de diez nuevas canciones inspiradas en la mitología. Su composición está basada en teclados en lugar de la guitarra acústica bajo un concepto de mezcolanza que no se puede definir en una especie de homenaje a la duda con una calidad y utilidad muy satisfactoria. Los habituales Ramiro Nieto (batería), Charlie Bautista (guitarra), Jaime Artetxe (bajo) y Javier Carrasco (teclado) también forman parte de un álbum cuidado hasta el más mínimo detalle, contando con la colaboración de Abraham Boba en el tema ‘Pequeñas Embestidas’, quien aporta su eminente voz. Desde la inicial ‘Centauros’ toma el pulso de un álbum en el que brillan con luz propia la adictiva ‘Venda, Vendita, Venda’ y la sosegada ‘Amiga’, dejando un gran sabor de boca en sus diez nuevas composiciones donde sigue desprendiéndose de la etiqueta de cantautora para ejercer su propio papel donde textos y melodías encajan a la perfección en una gran manera de interpretar música.

[Texto]: Alfredo Rodríguez