Sin pretenderlo nos topamos con el tercer larga duración de los valencianos The X, quienes facturan trece canciones repletas de sonidos pop, rock, reggae, dub y trip hop. En sus casi tres lustros de carrera musical han registrado otros dos álbumes, pero es con su nuevo LP cuando comienzan a darse a conocer en la escena musical estatal. Con un buen número de colaboradores en sus trece canciones como Efrén López (Evo), Nacho Tamarit (Los Zigarros), Omar Martínez (No More Knobs), Carlos Gómez, Ramón Ferrer, Payoh Soul Rebel y Missal Fall, el quinteto mezcla el rock contundente y afilado de grupos como The Smashing Pumpkins y My Vitriol con los ritmos funk de Funkadelic y Parliament. Con una producción impecable en la que denotan una gran calidad, centran su sonido en melodías pop frente a sus anteriores lanzamientos, incluyendo un tema con el piano y la voz como protagonistas, otro con arpa, bajo y batería y una versión. Una experimentación sonora que se traduce en cambios positivos en un tracklist en el que hablan sobre la adicción que tenemos a las redes sociales, la superficialidad de la sociedad en la que vivimos y la depresión, entre otros temas. Combinando su cancionero previo con el actual, la psicodelia hace aparición en determinados momentos del disco, ratificando su exploración en otros sonidos, hecho que agranda la certeza musical de la intrépida formación costera. Si este disco fuese una reválida para terminar su etapa estudiantil o un ascenso para el adelanto en una jerarquía, indudablemente optarían a pasar su particular reto optando a cotas superiores gracias a sus logradas composiciones con aproximaciones sonoras a décadas pasadas.

Alfredo Rodríguez