Parece que fue hace mucho tiempo pero han pasado poco menos de tres años desde que el cantante y guitarrista Nacho Casado debuto con su primer LP en solitario bajo el título de Verão (Hidden Track Records, 2018). En esta ocasión el artista mediterráneo nos regala una decena de canciones producidas por Jaime Beltrán y grabadas entre los estudios La Resinera de Granada y Delta Estudio de Murcia. Podemos disfrutar en las mismas de una brillante musicalidad en temas como ‘Bienvenido a L.A.’ y ‘Acapulco’, composiciones cuidadas hasta el más mínimo detalle donde nos deleita con unos excelentes elementos. El ilicitano se apoya con soltura en la batería y percusiones de Zeke Olmo, el contrabajo y el piano de Alejandro Tamayo, el violín de Marta Iglesias, la viola de Lorena García y el violonchelo de Clara Molina, quienes agrandan unas canciones que suenan con una calidad suprema. Se trata de un trabajo para degustar sin prisa, con pasión, escuchando todos los detalles y disfrutando unas letras que para algunos suenan tristes pero para otros alegres. Depende del estado anímico del oyente seguramente la interpretación de las mismas afecte de una u otra manera, pero lo cierto es que el título nos invita a experimentar diversas sensaciones. Seguramente no aparecerá en los típicos festivales semejantes de nuestra península, no actúe en grandes aforos, ni salga en los típicos medios musicales donde todo el contenido es aburrido y soporífero, pero ni falta que hace. La nueva música del músico alicantino es una delicia para los oídos más selectos, dispuestos para deleitarse con majestuosidades como el directo ‘Cantando Bajo El Sol’, la instrumental ‘Cuerpo & Alma’ y el sentido cierre con ‘Un Nuevo Comienzo’.

Alfredo Rodríguez