Cuando hace a penas dos meses conocí la existencia de los malagueños Mágicos Cabrones del Ruido mi ceja izquierda simuló a la del ex-futbolista y entrenador de fútbol italiano Carlo Ancelotti. La estupefacción que produjo el nombre de la dupla formada por Pablo Garrido (vocalista y batería) y Javier Muñoz (guitarra) se repitió en mi persona la primera vez que escuché su música. Sin apenas información sobre su propuesta, únicamente tomando como referencia el trío Tom Cary que formaron junto a Fran Verdugo, me adentro en las nueve canciones que incluye su interesante debut Música Negra (Autoeditado, 2019). Con la mezcla de Martin Glover (Killing Joke, Paul McCartney, Pink Floyd) y la masterización de John Davis (Dua Lipa, Foals, The Killers) en Metropolis London, facturan en casi treinta minutos una colección de temas en los que aportan una gran personalidad propia. Y es que la frescura con la que mezclan electrónica, rock, psicodelia y kraut-rock me resulta compleja a la par que interesante. Desde la electrizante ‘Jaque a Roma’ donde encuentro similitudes con los madrileños Sexy Zebras, pasando por la cañera ‘Tú No Existes’ en mitad del tracklist, la narcótica ‘De La Necesidad, Virtud’ que podría haber firmado el mismísimo Albert Plá, el post-punk de la acelerada ‘Somos la Gente’, la intensa ‘La Virgen de Guadalupe’ donde atisbo ecos a las melodías del asturiano Nacho Vegas y la espiritualidad de los granadinos Los Planetas y las endiabladas teclas en ‘Armada’ con la que cierran su cancionero, son diversos los detalles y elementos que me hacen degustar su exquisita variedad musical. Con todo ese popurrí sonoro cuesta encontrar una definición para la puesta de largo del dúo, pero el resultado final hace que su debut tenga todo lo necesario para dejar buenas sensaciones entre los oyentes que quieran curiosear su repertorio.

Alfredo Rodríguez