Parece que haya pasado poco tiempo desde que los barceloneses Madee publicasen su último disco L’Antartica (BCore, 2007), pero hemos tenido que esperar casi tres lustros (¡que se dice pronto!) para disfrutar de su nuevo trabajo discográfico. El mismo, formado por una docena de canciones, ha sido grabado en el Estudio Nautilus de Arenys de Mar por Lluís Cots, mezclado por Santi García y masterizado por Víctor García. Cabe destacar que los textos han sido escritos por el poeta y fotógrafo norteamericano Mark Swanson, a quien conocieron a través de su amigo común Jeremy Enigk. Pero no importa que el creador de las letras y la banda se sitúen en distintos puntos geográficos, pues Ramón, Adam, Casi, Pep, Marc y el nuevo baterista Antonio Postius, han capturado a la perfección la esencia del creador lírico, tanto que no parece que haya pasado tanto tiempo entre su citado anterior LP y su nueva referencia. Los de Cambrils sacan a pasear ese sonido que les caracteriza, aderezando su cancionero con resquicios de bandas ochenteras como The Cure, U2 y Simple Minds junto a elementos noventeros de formaciones como Sunny Day Real Estate, Fugazi y Slint, por citar algunos. Con su habitual parte épica que les hace únicos, los catalanes sobresalen en temas como ‘Under the Sun’, ‘Hunting Party’ y ‘Black Canvas’, pero configuran unas melodías que destacan en todas y cada una de sus nuevas doce composiciones. Los arreglos siguen siendo una de sus magníficas señas de identidad, trabajados en una época de pandemia que seguro ha definido el resultado final de los temas donde han plasmado su experiencia en unas creaciones maduras y deslumbrantes. Tras tanto tiempo esperando su nueva música, ahora que podemos sentirla y disfrutarla esperamos no tardar tantos años en escucharles como esta vez.

Alfredo Rodríguez