Cuando un grupo presenta su primer disco largo suele recoger los sonidos provenientes de maquetas, demos e incluso EPs. Los barceloneses Lost Gecko debutan con su LP homónimo Lost Gecko (2018) tras ensayar, probar y preparar las diez canciones incluidas en el mismo. Para degustarlas es conveniente tener ganas de disfrutar, dejarse llevar y tener un gusto ecléctico pues conjugan sonoridades varias como el funk, el blues y el indie sin importarles comentarios y críticas. Se nota sus ganas de gustar, pero también su atrevimiento a la hora de explorar distintos estilos como puede escucharse en sus diez cortes. La apertura con ‘Tonight’ es una gran carta de presentación, continuando notablemente con ‘You’, un corte que podría haber sido firmado por los suecos Mando Diao de no ser por el abuso del sonido del teclado y ese particular solo de guitarra hacia la mitad de la composición. Pero como dicen que las comparaciones son odiosas, tampoco es justo emparentarles con este o aquel grupo, pues el quinteto afincado en Barcelona aporta su particular dosis de música trabajada hasta el más mínimo detalle. Para juntar su amalgama de sonidos se fueron hasta el estudio Sol de Sants el pasado verano donde, bajo la producción ejecutiva de YAYAYA, registraron un álbum en el que Diego Morera (guitarra y voz), Marcel Magem (guitarra y voz), Óscar Palomero (bajo), Dylan Nuzum (batería) y Victor Arias (teclados y voz) sacaron lo mejor de cada uno para plasmarlo en una notable grabación. Es ahí donde radica su “secreto”, las distintas procedencias de sus miembros porque vienen de Estados Unidos, Venezuela y España, combinando estilos varios que te hipnotizan. Como muestra, el gancho de ‘County City’ y el serpenteo de ‘Don’t Wait’, cortes que pueden resumir la segunda parte de un largo que tiene muchos momentos destacados en sus más de treinta minutos de duración.

[Texto]: Alfredo Rodríguez