Si consideras que te gusta la música, deja todo lo que tengas pendiente por hacer y reserva cuarenta y dos minutos para enloquecer con las doce canciones incluidas en el tercer disco del quinteto británico. Y es que merece la pena sentir que te vuelan la cabeza desde la inicial ‘War’, donde parece que te pasa una apisonadora por encima. En la misma la combinación de la batería de Jon Beavis y el bajo de Adam Devonshire es perfecta, pero es que el gran Joe Talbot se convierte en el gran aliado de las guitarras afiladas de Mark Bowen y Lee Kiernan. Juntos forman uno de los mejores grupos que han aparecido en la última década. Por si fuera poco, el tracklist continúa con la poderosa ‘Grounds’, tema perfecto para levantar tu vaso de cerveza en mitad de su concierto y gritar a todo volumen “I am I. Unify” mientras Talbot se desgañita. ¡Ojo!, porque acto seguido te patean el culo con la pegadiza ‘Mr. Motivator’ que nos puso en forma en mitad del confinamiento la pasada primavera. Y si todavía tienes ganas de más, que seguro que sí, te harán bailar con el ritmo contagioso de ‘Anxiety’. Pero, ¡sorpresa!, el quinto corte (‘Kill Them With Kindness’) comienza con una intro del mismísimo Jaime Cullum para sin dilación retomar la pegada que caracteriza a los de Bristol. Las letras siguen dando que hablar, pero es que la intensidad de los instrumentos tiene un especial protagonismo en cada uno de los doce temas, jugando un papel muy importante en todo el largo. Para muchos su segundo trabajo les elevó hasta la cumbre, pero con su nuevo LP están dando forma a una carrera musical tan poderosa como vigorosa. Es cuestión de tiempo que se conviertan en un grupo de masas, en parte gracias a este pedazo de disco.

Alfredo Rodríguez