Después de más de una década encabezando el grupo vasco Zodiacs, Ignacio Garbayo comienza su particular carrera musical en solitario con su nuevo proyecto Garbayo. En el mismo, acompañado por Pit Idoyaga (Smile, The Fakeband) a la guitarra y los coros, Lander Moya (Zodiacs, Sonic Trash) al bajo y Javier Estrugo (Betamotion, Animales) a la batería y los coros, factura diez trabajados cortes grabados en los Estudios Garate bajo la producción del mítico Kaki Arkarazo (Atom Rhumba, León Benavente, Bongo Botrako), siendo una de las primeras cuatro referencias que registra la nueva disquera Oso Polita. Y es que como dice el refrán de “quien tuvo, retuvo”, el artista saca sus galones a relucir con una colección de radiantes canciones en las que brilla de principio a fin. Con momentos para el rock’n’roll en la parte inicial del LP como ‘Nitroglicerina’ y ‘¡Muévete!’ hasta otras más pop-rock en la parte final con ‘Natural y Fresca’ y ‘En El Bosque’, lo mismo tienen ecos a los rabiosos Tequila como a los pegadizos Los Salvajes, aunque también muestran similitudes con los tiernos The Byrds y los dulces Teenage Fanclub. El cuarteto nos regala una decena de temas en las que, desde la Sierra de Gredos en tierras extremeñas, el compositor, cantante y guitarra consigue deleitar nuestro oído con un gratificante sonido personal. Todo ello viene desde su creación en el pequeño estudio ubicado junto a su casa, un lugar alejado de la urbe, entre árboles y vegetación. Panderetas (‘Busca Entre La Basura’), coros (‘Huye del Monstruo’) y guitarras (‘Soy Un Cerdo’) marcas de la casa hacen de Sonido Forestal (Oso Polita, 2018) un debut tan preciso como precioso.

[Texto]: Alfredo Rodríguez