Tras su apabullante debut largo Puerta de la Cânne (Miel de Moscas, 2019) publicado hace dos años los andaluces ratifican las grandes críticas recibidas con un segundo trabajo que cumple y supera las expectativas. En sus trece nuevas composiciones el colectivo liderado por el vocalista y guitarrista Curro Morales (Narco), el cantaor Manuel Chaparro aka The Gardener y el músico Sergio Ruiz (BSN Posse) graba más que antaño, dejando un poco de lado los samplers para hacer más suyas las composiciones. Siguen tirando de ideas y sonidos como en ‘Te Quiero y Lo Çabê’ mezclando el ‘I Love You, I Know’ de los ingleses Psychic TV y el ‘Quiero Verte’ de los españoles Los Sobraos que les lleva hasta la feria más festiva. En otro tema (‘Fandangô de Carmen Porter) rinden homenaje a la presentadora del programa Cuarto Milenio con palmas y electrónica marca de la casa. Pero donde realmente nos vuelan la cabeza es con la magistral ‘Çambra der Huebê Çanto’ donde, con la presencia del silbador Curro Savoy, conjugan western, hip hop y sonidos de pasos de Semana Santa para aplastar nuestro cerebro y ponernos a cantar y bailar desbocados. La combinación de estilos queda patente en ‘Er Carrito De Lô Muertô’ con un Andrés de Jerez que aporta su toque flamenco a una base electrónica marca de la casa. Se trata de un trabajo registrado en un particular home-studio en Ronda (Málaga) durante cuatro días tras meses de arduo trabajo donde reflejan un mundo sonoro que tiene la Comunidad Autónoma de Andalucía como epicentro pero que navega por otras ubicaciones. Con más protagonistas presentes en las canciones como María José Luna y Rosana Pappalardo en ‘Guahira Playera’ y Queralt Lazo en ‘Tó Iba A Çalîh Bien Mamá’, el quinteto inspecciona con beats, rock, psicodelia y cornetas un cancionero que magnifica la figura musical de uno de los grupos más celebrados de la temporada. Con un grandioso arte realizado por el ilustrador Rorro Berjano y el título haciendo referencia a la combinación del cordobés El Pele y el sevillano Vicente Amigo en ‘Sevillanas del Pañuelo’, recuperan incluso el Andalusí brillando como pocos.

Alfredo Rodríguez