Posiblemente la gran mayoría de los españoles desconozcamos lo que acontece en un país nórdico como es Dinamarca más allá de las películas de Lars von Trier y los juguetes LEGO, eso es así, pero lo que ocurre en torno a la cultura musical tampoco es que lleguen a la península muchas propuestas. Casi sin querer nos topamos con el nuevo LP de Blaue Blume, cuarteto de Kolding afincado en Copenhagen que brilla de principio a fin con las nueve canciones incluidas en el listado final presentado en su segundo larga duración. Comparados musicalmente con los sonidos épicos de los ingleses The Smiths y los delicados de los norteamericanos Bon Iver, tiene más sentido citar como referentes a sus compatriotas Efterklang y Turboweekend. Y aunque viendo las fotografías promocionales sus cazadoras vaqueras y sus chupas de cuero no tengan mucho que ver con su música, el art pop de sus melodías seguro que te atrapa desde la primera escucha. Canciones como ‘Vanilla’, ‘Rain Rain’ y ’Lovable’ pueden servir como perfecta degustación de un compendio total que supone un paso adelante tras su debut largo Syzygy (Brillante Records, 2016) y su EP Sobs (hfn music, 2017) que les llevó hasta eventos internacionales como Roskilde Festival, The Great Escape y Eurosonic. Pero no queda ahí la cosa porque el batiburrillo de jazz, electrónica, post punk y new wave que presentan perfila una propuesta que no está diseñada para las grandes masas pero sí para esos oyentes que no se conforman con canciones de usar y tirar. Cada una de las capas que encontramos en ‘Bombard’ puede ser el ejemplo perfecto de creación trabajada hasta el más mínimo detalle, ejecutando los sonidos con cautela y precisión para goce y deleite de quienes se atrevan a reproducir sus delicadas composiciones.

Alfredo Rodríguez