Tiempos de cambios para el cuarteto Birkins, quienes dejan en la cuneta el “The” que les acompañaba hasta la fecha para acortar su nombre en el lanzamiento de su cuarto trabajo discográfico Aquí Hay Dragones (El Genio Equivado, 2017). No es lo único que cabe destacar en su nueva referencia, pues la mayoría de sus canciones están escritas y cantadas en la lengua del dramaturgo Miguel de Cervantes, dejando de lado el idioma de su homólogo William Shakespeare. Siguen echando mano del idioma de Molière en varios cortes, pero es un mínimo repaso por el francés en un listado de diez composiciones donde predomina el castellano. Y si en sus anteriores álbumes los canarios jugaban con texturas pop, en su nueva referencia suenan más duros, incluso rocosos. Tampoco es que sea un grupo oscuro, ni mucho menos, pues siguen cuidando sus melodías hasta límites insospechados, pero sale a relucir una intensidad perfectamente acabada por el gran Paco Loco en su estudio de El Puerto de Santa María, quien saca lo mejor del grupo. Se agradece una exploración y atrevimiento que se refleja en trabajados cortes como ‘Fundido a Negro’ (donde unos majestuosos arreglos de cuerda engrandecen la composición) e ‘Hipsteria’ (con una guitarra adictiva marcando la pauta). Con todo y con eso consiguen dejar aparcado su gusto por la chanson francesa que les caracterizaba, saliendo de su particular zona de confort para adentrarse en nuevos sonidos que no han hecho sino agrandar su cancionero de manera óptima. Aunque tampoco han querido arriesgar en todos los ámbitos, pues repiten con los teclados de Rami Jaffee (Foo Fighters, The Wallflowers, Lucinda Williams) y los arreglos de Chris Carmichael, si bien, contaron con Rafa Daza en el bajo y David Gonçalves en el piano como nuevos aliados. Un paso adelante en su particular carrera musical que consigue un notable resultado, afianzando su gusto por las buenas melodías.

[Texto]: Alfredo Rodríguez