Tras varios años dando guerra por diversas salas barcelonesas y algún que otro festival nacional, el quinteto menorquín-catalán muestra su mejor cara con la publicación de su LP debut. En su esperado trabajo Keep The Lights Off (2021), disponible en formato vinilo gracias a una exitosa campaña de micro-mecenazgo, muestran nueve canciones grabadas en los estudios Sol de Sants bajo la producción y mezcla de Alberto Pérez, responsable de pulir un notable sonido garage, rock y stoner, junto con la masterización realizada por el omnipresente Víctor García en Ultramarinos. La combinación de estilos es una de las señas de identidad de la banda afincada en Barcelona, como puede apreciarse desde la apertura con la guitarrera ‘Nightclub Lights’ que podría estar firmada por los suecos The Hives y los norteamericanos The Strokes y ‘Fade Away’, donde nos vienen a la memoria los ingleses Ocean Colour Scene debido a determinados riffs y delicadas combinaciones de guitarras, bajo y batería. Pero todo lo cosechado en su EP homónimo Bacon Radars (2018) consigue ahora su fruto musical con una enérgica potencia que recuerda la parte más alocada del multi-instrumentista Ty Segall y la más precisa de los decisivos Cage The Elephant, configurando una buena dosis de sensaciones con el rock por bandera. Cuesta creer que no tengan un apoyo discográfico para mostrar sus canciones a más público porque facturan buenas canciones, melodías trabajadas y una pegada lograda, pero aun así no se han resistido a la hora de plasmar su esfuerzo en un largo auto-editado que seguramente les posicione como uno de los grupos que habrá que tener en cuenta dentro de la escena estatal. Y para ello basta con escuchar cortes como ‘Lost In Town’ y ‘A Thousand Million Copies’ con el que completan su disco y donde se muestran más relajados, para goce y disfrute de todo tipo de oyentes.

Alfredo Rodríguez