Wishbone Ash @ Cats. Madrid. 14.12.2012

[Wishbone Ash @ Cats. Madrid. 14.12.2012]
[Promotor: R.M. Concert]

Aunque ya han pasado ocho años desde la anterior visita por el foro de los británicos Wishbone Ash en la que se presentaron por motivos legales bajo el nombre de Martin Turner’s Wishbone Ash, la formación paralela, ante algo menos de medio centenar de personas en el Chesterfield Café, en esta ocasión los que hicieron acto de presencia fueron Joseph Crabtree (ex-Pendragon) estupendo baqueteando, junto a Bob Skeat a las cuatro cuerdas, formando una excelente base rítmica, además de Jirki ‘Muddy’ Manninen y Andy Powell a las guitarras, combinando perfectamente esos espléndidos solos con dobles punteos, algo que ellos idearon y popularizaron como las guitarras gemelas y que más adelante utilizarían Thin Lizzy, Judas o Iron Maiden entre otros. Venían con la excusa de presentarnos su ultima obra discográfica Elegant Stealth (ZYX Records, 2011) y se enfrentaron a una audiencia  de algo más de doscientas personas, en una sala (Cats) hasta ahora desconocida por nosotros, pero que reúne una serie de condiciones más que favorables para la práctica y disfrute de buenos conciertos, como es una buena acústica esencialmente. Comenzaron a eso de las 21:45 horas algo que no deja de sorprendernos una vez más, máxime cuando en la nota de prensa, la cita aparece a las 22:00 de la noche. Un poco más de rigor y formalidad en este aspecto no vendría mal, pues ya lo decía aquel…”que es muy polémico engañar al personal“. Decidieron abrir como viene siendo habitual con la maravillosa ‘The King Will Come’ y acto seguido ‘Throw Down The Sword’, ambas pertenecientes a uno de sus discos mas logrados y aclamados Argus (Decca/MCa, 1972), del que además tocaron otros dos temas más adelante. Para contra-restar, un par de piezas de su trabajo mas reciente ‘Can´t Go It Alone’ y ‘Warm Tears’, donde queda patente que el paso del tiempo no ha menguado sus facultades para desarrollar excelentes canciones y que todavía poseen argumentos creativos. Recalaron de nuevo en el álbum del 72 para interpretar magníficamente ‘Sometime World’ y a continuación desempolvaron tres autenticas joyitas: ‘Open Road’, puro blues rock de carretera y manta de su álbum Number The Brave (MCA, 1981), una marchosa y muy rítmica ‘Living Proff’ del 80, y la fantástica ‘Engine Overheat’ del 82, con la que consiguieron la confraternización con su público, coreando al unísono. El grupo manejaba con soltura una gran intensidad instrumental con un sonido realmente asombroso y el respetable disfrutaba de lo lindo, pero aun así entraron en la recta final con ‘Invisible Thread’, otra canción del último disco con un ritmo contagioso que nos recordó a Whitesnake en ‘Sweet  Satisfaccion’ y en la que ‘Muddy’ hizo uso del pedal steel guitar de manera brillante, y otras dos, más añejas, como la movidita y bailona ‘Jail Bait’ de su álbum Pilgrimage (Decca/MCA, 1971), con Andy mostrándonos como se desenvuelve con su guitarra de doce cuerdas y ‘Phoenix’ de su primer disco con el titulo que da nombre a la banda. Unos minutos después volverían al escenario para regalarnos a modo de bis ‘Blowin Free’, otra ración de rock vitamínico que no estaba incluida en el set-list inicial y con la que  finalizaron un show sencillo y efectivo a la par que elegante. Así es como consiguieron apropiarse de nuestros cuerpos y de nuestras almas una banda  que es parte de la historia viva del rock progresivo con 42 años de trayectoria profesional y más de una veintena de discos editados, durante la escueta hora y media que duró la actuación en la que desgranaron únicamente una rácana docena de canciones ¡Y ahora vas y lo cascas!

[Texto]: Juan Carlos Velasco