The Toy Dolls + Nous @ La Riviera. Madrid. 09.05.2012

[The Toy Dolls + Nous @ La Riviera. Madrid. 09.05.2012]
[Promotor: Gruta 77]

Público variopinto, punks, rockers y algún que otro despistado acudieron no de manera uniforme -no olvidemos que mientras tanto se jugaban la Liga Europa el Atletic y el Atlético- a la enésima actuación de The Toy Dolls y el telonero de rigor en España.

Ante una audiencia poco entusiasta y bastante menos receptiva de lo que suele ser habitual en un concierto de tal género, abrieron los mostoleños Nous. Una amalgama punk, rock y pop que sin naufragar en su cazuela de influencias noventeras salieron más que airosos con una mezcla de NoFX, Faith No More, Ramones y cierto regusto a los primeros tiempos de la era Sub Pop, haciendo especial hincapié en los Nirvana del Bleach, los gigantes Tad o los efectivos Afghan Whigs. Era un reto satisfacer a un público perezoso pero con trallazos como ‘Here and Now’ o ‘Misfit’ lograron alzar más de un puño del respetable. Con diez años en su haber y una solvencia más que suficiente el trío llenó el escenario sin echar de menos a un cuarto miembro en escena, ni mucho menos un quinto. Especial mención a su versión de ‘El Condor Pasa’, ese clásico de Simon & Garfunkel que no cualquier grupo tendría la valentía de hacer sin que le temblaran las manos. Dejaron el ambiente bien caldeado para lo que estaba por venir, cosa que al fin al cabo era lo que la mayoría de los asistentes querían ver.

Los madrileños Nous ejercieron a la perfección con su papel de artista invitado

Olga, su inseparable Fender Telecaster, Duncan “The Amazing Mr. Duncan” Redmons y Tom “Tommy Goober” Blyth, sus nuevos compinches, saltan al escenario a presentar en un principio el reciente The Album After The Last One (Maldito Records, 2012), su último lanzamiento hasta la fecha. Comienzan cumpliendo, esto es, tocando sus composiciones más recientes hasta que, sin titubear, se marcan su revisión de ‘Nelly, The Elephant’ y el personal estalla. Sorprende la solvencia instrumental del trío y la perfecta ejecución a las seis cuerdas de Michael “Olga” Algar, sin duda uno de los guitarristas más infravalorados de la escena de finales del siglo pasado, y lo que sorprende más aún es ver como clavan cada riff, cada pausa y cada solo con una quirúrgica precisión que más de uno de esos músicos que se autoproclaman virtuosos desearían para sí mismos. El excelso sentido del humor y la aparente ligereza de sus composiciones siempre eclipsaron el verdadero talento de este grupo pero cuando tras la lluvia de confetti atacan con ‘Dougy Giro’ uno no puede hacer otra cosa que rendirse a la evidencia. ‘My Girlfriend’s Dad’s Is A Vicar’ o ‘Idle Gossip’ vienen a confirmar lo que ya todos sabíamos, que es que estos ingleses saben bien cómo hacer canciones que divierten al mismo tiempo que hacen reír, en el mejor de los sentidos, y emocionan. La sala se iba llenando y a partir de ahí comienza una sucesión de momentos épicos como la botella hinchable gigante que dio paso a ‘Lambrusco Kid’ o la interpretación de ‘Tocata In Do Menor’ de Johann Sebastian Bach. ‘Alec’s Gone’ hizo de La Riviera un karaoke y tras el breve interludio de Duncan a la batería se marcan un ‘Harry Cross’ que de seguro a más de uno transportó a los mejores tiempos de la ya olvidada aunque siempre latente música Oi. Es entonces cuando marchan a camerinos.

El carismático líder del trío de Sunderland (Reino Unido), Olga, en un momento del directo

La gente gritó, silbó y pidió más, y como era de esperar los de Sunderland volvieron al escenario para saciar la demanda de hits con una revisión del ‘When de Saints Go Marchin’ In’, su aclamada aunque a priori tema menor ‘Glenda And The Test Tube Baby’ y un pegajoso ‘Dig That Groove, Baby’ que alargaron para la ocasión. Después de aquello abandonaron el escenario dando las gracias en el idioma local.

The Toy Dolls en una de sus características "poses" sobre el escenario

No se hicieron esperar demasiado y regresaron a los pocos minutos para coronar la jornada con un tremendo “She goes to Fino’s”. Sin duda uno de los conciertos más divertidos, si no el que más, en lo que va de año. Larga vida a los Toy Dolls.

[Texto]: Guillermo Mostaza
[Fotografías]: Ulia Moreno