Maika Makovski @ Bafle. Pamplona. 06.01.2012

[Maika Makovski @ Bafle. Pamplona. 06.01.2012]
[Promotor: Heart Of Gold]

El día de reyes nos trajo a Pamplona uno de los mejores conciertos de la temporada. Desde el mismo momento en que Maika Makovski sube al escenario ya ves que su presencia escénica es enorme y la soltura y naturalidad con la que actúa es enorme. Sin mediar palabra y tras conceder una sonrisa hacia el público que llena casi al completo la sala comienza a agredir a su piano con toda la energía que contienen sus composiciones. Maika no deja de moverse y gesticular ahora sensual, ahora agresiva. ‘We’re Alive’, ‘Only Innocence Is Capable Of Pure Evil’ o ‘Avoiding You’ serán las más brillantes composiciones de esta primera parte del concierto.

Maika Makovski interpretando al piano un de sus canciones

La primera parte del concierto se centrará principalmente en las composiciones de su último disco Desaparecer (2011) que se representa también como obra teatral al día siguiente en el teatro Gayarre de Pamplona y que es un disco mucho más intimista que sus predecesores. En él Maika parece alejarse de esa etiqueta que siempre se le aplica y que le sitúa a la sombra de PJ Harvey. Un disco entorno a la figura y los poemas de Edgar Allan Poe. Poco a poco irá introduciendo temas de sus anteriores discos e irá cogiendo mayor protagonismo el anterior disco, homónimo que fue el que le hizo llegar a un público mayor. Temas como ‘Friends’ o ‘The Bastard And The Tramp’ suenan bastante bien para la mala acústica del local. La banda que acompaña a la mallorquina está a la altura y cada instrumentista se esmera por sacar el arreglo más extraño posible. Esos arreglos que generan atmósferas densas y etéreas que tanto bien hacen a las composiciones de Maika.

La artista defendiendo su show a pesar del sonido

Hacia la parte final del concierto brillarán especialmente ‘Ruled By Mars’ y su rabia contenida, ‘No Blood’ o la que fue el single ‘Lava Love’ con la que se despiden por primera vez. Un concierto que no dejó a nadie insatisfecho pese al mal sonido de la sala. La energía de Maika y su banda pasa por encima de esos “pequeños” inconvenientes. Confiemos en tenerles pronto de nuevo por aquí.

Más fotografías aquí.

[Texto]: Nacho Cordero
[Fotografías]: Nacho Cordero