MAD Live! by Sony @ Barclaycard Center. Madrid. 31.10.2014

[MAD Live! by Sony @ Barclaycard Center. Madrid. 31.10.2014]
[Promotor: Last Tour International]

Con todas las entradas vendidas el nuevo evento MAD Live! by Sony se estrenó en la capital ante una audiencia que celebró la noche de Halloween con música. El rebautizado espacio multiusos, ahora llamado Barclaycard Center, albergó este cuidado festival indoor donde no faltaron las pantallas auspiciadas por la marca organizadora, un ridículo karaoke entre los dos últimos grupos de la noche The Kooks y The National y el tan cada vez más usado #hastag con el que los asistentes podían ganar premios de la marca patrocinadora. Una gran noche donde todo lo previsto salió a pedir de boca, destacando la rigurosidad en los horarios y el cambio de escenario, hecho que se valora muy positivamente en este tipo de propuestas.

The National

The National

Los primeros protagonistas fueron los madrileños Jack Knife, joven cuarteto ganador del concurso “El cartel no está cerrado, falta tu banda”. Tras contar con la participación de casi 200 grupos, los votantes les eligieron como vencedores del certamen para comenzar con los directos en el festival. Con poco menos de treinta minutos sobre el escenario supieron administrar a la perfección su tiempo, presentando sus canciones ante los primeros asistentes que se situaron frente a la valla de seguridad. Su EP Listen To Jack Knife (Pink House Management, 2013) fue el protagonista, gracias al cual se ganaron unos cuantos fans con su indie-rock con influencias británicas. Otros cuatro jóvenes, estos procedentes de tierras vizcaínas, fueron los siguientes en actuar. Belako, tras patearse diversos festivales veraniegos, llegaron a la capital con la intensidad que les caracteriza. Tras unos primeros compases donde sonaron pausadamente, la cosa cambió hacia la mitad de su actuación. La formación de Mungia no escatimó en fuerza, derrochando noise a raudales gracias a las canciones de su debut Eurie (Gaua Producciones, 2013). Con un directo cada vez más rodado, sonaron compactos y convincentes. Desde el otro lado del charco, concretamente desde el estado de Illinois, llegó el quinteto The Orwells. Estrenándose en directo en la península, los creadores del interesante Disgraceland (Atlantic Recording, 2014) no causaron mucho furor entre los presentes. Su líder, Mario Cuomo, se pasó más tiempo bebiendo cerveza que cantando, si bien, hizo que las hormonas de varias jóvenes se revolucionasen con sus bajadas del escenario y sus extrañas poses. Musicalmente estuvieron un poco perdidos, aunque canciones como ‘’The Righteous One’, ‘Who Needs You’ y ‘Mallrats (La La La)’ sonaron con garra. En futuros conciertos, que seguro realizarán en la península, habrá que comprobar su valía en un directo en sala con más tiempo de actuación, como tiene que ser.

Cycle

Cycle

Mejores sensaciones dejaron los guipuzcoanos Grises, quienes recibieron muchos aplausos por parte de un aforo que empezaba a llenarse considerablemente. El quinteto, liderado por las voces de los hermanos Eñaut y Amancay Gaztañaga, echó mano de su reciente larga duración Animal (Origami Records/Sony Music, 2014), aunque también rescataron algunas de sus anteriores canciones, destacando el cierre con la animosa ‘Parfait’. Sus guitarras, aderezadas cuidadosamente con teclados y sintetizadores, protagonizaron su indie-pop que hizo bailar a muchos de los presentes. Precisamente eso es lo que quisieron hacer los suecos Mando Diao, en un revolucionario cambio de propuesta musical. Su habitual tono rockero con tintes garaje e incluso brit-pop pasa ahora por una puesta en escena donde el blanco predomina, desde las pantallas a sus vestimentas, dando un nuevo aire a la formación liderada por Gustaf Norén y Björn Dixgard. Mezclando ciencia-ficción con su habitual pose chulesca dieron lo peor y lo mejor de sí. En los primeros compases de su directo aburrieron hasta decir basta, incluso en el instante que la cantante Zahara salió a colaborar con ellos. La cosa cambió cuando echaron mano de sus grandes hits (‘Gloria’, ‘Dance With Somebody’, ‘Black Saturday’), poniendo a mover los pies de todo el recinto con su peculiar nuevo registro musical próximo a la música disco. Paso después para los madrileños Cycle, quienes vuelven a la actualidad tras unos años en tierra de nadie. Liderados por La China Patino y su primer vocalista, Luke Donovan, repasaron su habitual repertorio, destacando su hit ‘Confusion!!!’ con el que pusieron patas arriba a todo el mundo y aprovechando para presentar el single ‘Saturday Girl’ que adelanta su esperado nuevo disco. Su rock canalla cargado de electrónica estuvo acompañado por una nueva puesta en escena, donde se añadieron cuatro bailarines durante varias canciones, siendo el punto de partida para una nueva etapa en el grupo.

Mando Diao

Mando Diao

Llegó entonces uno de los platos fuertes de la noche, la presencia en el escenario de los ingleses The Kooks. Con su reciente disco Listen (Virgin Records, 2014) aún integrándose en su repertorio, el grupo encabezado por Luke Pritchard puso la directa desde que saltó a escena. Dándose un baño de masas, causaron más sensación cuando echaron mano de sus clásicos (‘Naive’, ‘Junk Of The Heart (Happy)’, ‘Ooh La’), mostrando su mejor cara sonando compactos y serios. La energía que derrocharon estuvo a la altura de las muestras de cariño que recibieron por parte de un respetable que coreó la mayoría de sus composiciones, ratificando la buena conexión que tienen grupo y público en la península. El fin de fiesta estuvo reservado para The National, quienes ejercieron a la perfección de cabezas de cartel. Los norteamericanos regresaron a la capital tras la presentación el pasado año de su nuevo disco Trouble Will Find Me (4AD, 2013), aunque esta vez acompañados por su compatriota Sufjan Stevens sobre el escenario. La presencia del multi-instrumentista fue testimonial, pues aunque le homenajearon tocando una parte de su canción ‘Chicago’ poco más puede destacarse de su puesta en escena, relegada a un segundo plano. Con la seriedad y elegancia que les caracteriza, los de Ohio (USA) brillaron durante su actuación, en parte gracias a la cuidada instrumentación que ejecutaron los hermanos Dessner y Devendorf. Mención especial para su vocalista Matt Berninger, quien además de ejercer de maestro de ceremonias fue el gran protagonista con sus cambios de voz (esos gritos en ‘Sea Of Love’, lo mejor de la jornada), sus paseos entre el público y su entrega constante. Especial mención a un fin de fiesta con la interpretación de ‘Vanderlyle Crybaby Geeks’ a capella con todo el grupo situado en la parte delantera del escenario.

Más fotografías aquí.

[Texto]: Alfredo Rodríguez
[Fotografías]: Alfredo Rodríguez