GetMAD! Festival @ Madrid. 27/28.05.2016

[GetMAD! Festival @ Madrid. 27/28.05.2016]
[Promotor: Holy Cuervo/Producciones Baltimore]

The Soft Moon

The Soft Moon

Desde hace meses se viene desarrollando en la capital un ciclo de conciertos con base en la céntrica sala Wurlitzer Ballroom por donde han pasado, entre otros, grupos como Heaters, Cobalt Cranes, The Elwins, Together Pangea, Holy Wave y Meatbodies. Todo esto se ha venido complementando con diferentes showcases, exposiciones, talleres y charlas, convirtiendo el barrio de Malasaña en el epicentro cultural de la escena underground. El remate final de la temporada tiene lugar en un explosivo fin de semana donde más de 30 artistas actúan en cuatro céntricas salas, combinando estilos como el hard rock, el punk rock, la electrónica, la psicodelia, el garage y el rock and roll en el GetMAD! Festival. Como era evidente, tuvimos que hacer nuestra particular ruta de conciertos, comenzando la jornada con el directo de los canadienses No Joy en la sala But. El cuarteto aprovechó sus cuarenta y cinco minutos sobre las tablas para mezclar psicodelia, rock y punk en su visceral show. Con la voz de Jasmine White-luz casi imperceptible por el potente sonido de las guitarras, presentaron su nuevo disco More Faithful (Mexican Summer, 2015) además de repasar otras de sus composiciones como ‘Blue Neck Riviera’ y ‘Pleasure’. Sin tiempo que perder nos acercamos hasta la sala Changó Live para presencia el directo de los suecos Imperial State Electric. Liderados por el gran Nicke Andersson, el cuarteto llenó con rock and roll, power pop y garage el aforo del vistoso local ante un público que parecía venir del Azkena Rock Festival. Echando mano de coreables canciones de estribillo fácil como la inicial ‘Let Me Throw My Life Away’, la electrizante ‘Deja Vu’ y la enérgica ‘It Ain’t What You Think (It’s What You Do)’ que cierra su reciente álbum Honk Machine (Psychout Records, 2015), hicieron sudar y levantar los brazos a los presentes de principio a fin. Regresamos a la sala But para ver a los ingleses Wire completar el aforo del céntrico local. Con el post-punk de sus composiciones haciendo acto de presencia Colin Newman (voz y guitarra), Matthew Simms (guitarra), Graham Lewis (bajo y voz) y Robert Grey (batería) repasaron su cancionero durante los sesenta minutos que duró su actuación. Desde la inicial ‘Boiling Boy’ de su quito largo A Bell Is A Cup… Until It Is Struct (Mute, 1988) hasta la final ‘Harpooned’ de su homónimo trabajo Wire (Pink Flag, 2015), el cuarteto echó mano de trece cortes de su extenso material para hacer vibrar a los presentes. Y más que vibrar Luis Vazquez y los suyos pusieron a todos a bailar y saltar sin parar. The Soft Moon ofrecieron, para nosotros, el concierto más intenso de la jornada. El trío, entre sombras, presentó su nuevo álbum Deeper (Captured Tracks, 2015) tras hacer lo propio hace unos meses en la sala Caracol. Esta vez fue la sala But la elegida para desplegar su intenso show, donde los sonidos industriales y krautrock fueron los protagonistas. El multi-instrumentista combinó diversos elementos sonoros para hacernos viajar hasta la noche berlinesa, donde actualmente reside, alternando sus partes vocales con unas instrumentales muy potentes. Finiquitamos su gran directo poco antes de la media noche esperando la segunda jornada del gran ciclo madrileño que, ojalá, asiente sus bases con su interesante programación.

Más fotografías, aquí.

Rival Sons

Rival Sons

Sin dilación nos presentamos en el primer concierto de la segunda jornada del GetMAD! Festival. La sala But albergó el directo de los californianos Audacity, quienes congregaron a más de un centenar de personas a pesar de tocar a una hora intempestiva. El cuarteto echó mano de sus canciones rápidas, aprovechando para presentar su nuevo álbum Hyper Vessels (Suicide Squeeze Records, 2016) publicado hace unas semanas. Una docena de cortes en unos cuarenta minutos de show les bastaron para poner a los presentes a saltar debido a su intensidad sobre las tablas. Tras los norteamericanos presenciamos en la misma sala el concierto de los ingleses Eagulls. El quinteto presentó su reciente trabajo Ullages (Partisan Records, 2016) en sus sesenta minutos ante una nutrida audiencia que disfrutó de la oscuridad sonora de los de Leeds. Con el enjuto vocalista ejerciendo de líder de su banda parapetado tras una botella de vino de la cual dio buena cuenta terminando su contenido ansiosamente, pusieron todo de su parte para gustarse ante un respetable que no terminó de convencerse de su puesta en escena. Todo lo contrario sucedió con los estadounidenses Black Lips, quienes tuvieron a los presentes comiendo de su mano desde incluso antes de comenzar a tocar. Mientras los componentes del grupo preparaban su backline ajustando los instrumentos fueron varios los que les hacían fotos con sus teléfonos móviles y les saludaban desde abajo. Sobre el escenario, una vez comenzó su incendiario show, comprobamos que les sobraba energía debido a sus continuos movimientos de lado a lado, viéndose recompensada su fuerza con bailes, saltos, pogos e histeria colectiva. Su garage con tintes punk-rock sonó rápido y excelso, motivando una frenética actividad durante su hora de concierto. Cambiamos de ubicación finiquitando nuestra presencia en el festival subiendo hasta la sala Changó Live para disfrutar del directo de los norteamericanos Rival Sons. Con el aforo casi completo, los de Long Beach ratificaron los comentarios positivos sobre sus giras, sus conciertos y sus cuatro álbumes publicados. Con su quinto largo Hollow Bones (Earache Records, 2016) a punto de ser editado, pusieron la directa desde la inicial ‘Electric Man’, coreada por casi todo el público. Y si todo giró en torno a la presencia del tremendo ‘Jay Buchanan’, quien ejerció de maestro de ceremonias aferrándose a su espectacular voz y sus pies descalzos que no pararon de moverse, sus compañeros sobre el escenario también pusieron de su parte. Brillantemente complementado, el quinteto ejecutó un directo sobresaliente, alternando partes más lentas y cercanas al blues rock con otras más intensas donde el rock’n’roll nos situó en algún punto de la América profunda disfrutando del auténtico sonido americana. Así, pusimos punto y final a nuestro periplo en el GetMAD! Festival que, esperamos, haya llegado para quedarse en la capital.

Más fotografías, aquí.

[Texto]: Alfredo Rodríguez
[Fotografías]: Alfredo Rodríguez