Cancer Bats + Adrift @ Ritmo & Compás. Madrid. 09.01.2013

[Cancer Bats + Adrift @ Ritmo & Compás. Madrid. 09.01.2013]
[Promotor: Hello Cleveland]

Iniciamos este 2013 de la mejor manera, con un sold-out en la madrileña sala Ritmo y Compás, gracias al dúo de apisonadoras que son Cancer Bats y Adrift. Con medio aforo daba comienzo el show de los madrileños Adrift (sin etiqueta de teloneros, porque tocaron prácticamente el mismo tiempo que Cancers Bats, o incluso más), ofreciendo su reciente Black Heart Bleeds Black (Alone Records, 2012), denso, técnico y aplastante se podría definir su sonido, cuando alguien me pregunta por ellos, y “¿Qué son?” yo siempre contesto “Adrift son Adrift, no te se definir que son, escúchalos y luego me cuentas“, y eso, hoy en día es para quitarse el sombrero.

Adrift

La anécdota de la noche llego cuando a Jorge (voz y guitarra) se le rompiera de forma casi simultánea dos cuerdas de su guitarra (bromeó más tarde “Habíamos pensando llevar dos guitarras por si acaso, y mira…“), derrochó profesionalidad sobre el escenario y seguirá tocando hasta la finalización del tema como si no hubiera pasado nada (momento en el cual pudo cambiarlas, mientras el resto del grupo improvisaría sobre la marcha), de hecho por un momento llegué a pensar que era parte de su show.

Cancer Bats

A escasos minutos para el arranque de Cancer Bats se empezó a llenar la sala hasta su limite, ya estaban todos lo ingredientes en la olla a presión que fue Ritmo y Compás: un público totalmente entregado y un grupo dispuesto a reventar las cuatro paredes que aguantarían a duras penas la contundencia y fuerza de cada riff proveniente de la guitarra de Scott Middleton. ‘Pneumonia Hawk’, ‘Trust No On’ y ‘Bricks and Mortar’ fueron su carta de presentación de la noche, con un Liam Cormier endiablado echándose encima de los efervescentes fans de las primeras filas y muy, muy cercano (ejemplo de su chiste sobre un perro español con muchos cojones), proyectando ese complicidad, esa fuerza, furia y rabia, que era devuelta en igual o superior cuantía. Seguiría la descarga sonora, tema tras tema, pogo tras pogo, gente en volandas entre la masa compacta y húmeda que era el publico, hasta llegar a un final demoledor “made in Cancer Bats” (sin bises, sin pausas, a cuchillo) con  ‘Hail Destroyer’ y ‘R.A.T.S’. Se nota cuando un grupo parte desde la humildad, cuando no ponen esa barrera entre ellos y el público, cuando se podría decir, que en cierto modo, son uno más. Y muestra de ello fue lo ocurrido esa noche. Un servidor, que no es muy apasionado de este estilo, salió con muy buenas sensaciones, eso sí, empapado en sudor, y con unas agujetas al día siguiente impresionantes. Será que ya estoy en forma, todo lo contrario que estos dos titates del metal más pesado como Cancer Bats y Adrift.

Más fotografías aquí.

[Texto]: Daniel Garrido
[Fotografías]: Daniel Garrido [Photo2Riff]