Arctic Monkeys + The Strypes @ Palacio de los Deportes. Madrid.15.11.2013

[Arctic Monkeys + The Strypes @ Palacio de los Deportes. Madrid.15.11.2013]
[Promotor: Miles Away
]

Arctic Monkeys

Arctic Monkeys

Casi con total seguridad, la gran mayoría de los presentes en el descomunal recinto no eran conscientes de la madurez alcanzada por los de Sheffield (Reino Unido) antes de su sonada visita. Liderados por un cada vez más elegante y curtido Alex Turner (voz y guitarra), el cuarteto completado por Jamie Cook (guitarra), Nick O’Malley (bajo y voz) y Matt Helders (batería y voz) y respaldado en directo por un guitarrista y un sexto miembro que igual tocaba el teclado y la guitarra como lanzaba alguna voz, los ahora no tan jóvenes “monos del ártico” ofrecieron un gran concierto en la capital, si bien, no mostraron su habitual energía y carisma sobre el escenario. Su seguro inicio con la canción que hace lo propio en su nuevo y quinto álbum AM (Domino/PIAS, 2013), ‘Do I Wanna Know?’, encendió las bombillas que hacían brillar las gigantescas letras del fondo del escenario, sus iniciales que dan título a su citado disco. Comenzó entonces la fiesta, las gargantas de las jóvenes féminas comenzaron a rugir y algunas incluso lloraron desesperadamente. Tras ese diabólico inicio echaron mano de dos de sus canciones más sonadas, ‘Brainstorm’ de su segundo largo Favourite Worst Nightmare (Domino/PIAS, 2007) y ‘Dancing Shoes’ de su debut Whatever People Say I Am, That’s What I’m Not (Domino/PIAS, 2006), ese con el que ascendieron de manera meteórica gracias a la casi enterrada red social MySpace. Les siguieron tres hits (los tienen a pares, es así, pese a quien pese), ‘Don’t Sit Down ‘Cause I’ve Moved Your Chair’, ‘Teddy Picker’ y ‘Crying Lightning’, momento en que habían interpretado canciones de todos sus álbumes publicados, demostrando que son capaces de mezclar pasado y presente sin despeinarse el flequillo. Precisamente el vocalista principal (Nick y Matt también brillaron tras sus micrófonos cuando era su turno) no tuvo que echar mano de su peine como en la visita del pasado año, donde lo utilizó en más de una ocasión, puesto que esta vez lo llevaba todo más medido y estudiado que entonces. Tan solo lució su traje para cambiar su guitarra eléctrica por una acústica, presentando nuevas canciones de manera más pausada, esas que el respetable casi ignoró, sin cantar ni tararear siquiera. Sin darnos cuenta llegamos hasta el final de su directo con un crujido infernal que salía por la torre izquierda del escenario que supuso un problema durante todo el concierto, ese que duró poco más de una hora y cuarto y finiquitaron con ‘R U Mine?’, una de las canciones más esperadas de la noche. Caras de satisfacción entre los presentes, aunque nosotros nos quedamos sorprendidos ante el conformismo generalizado tras pagar un buen pico por su ticket e irse a casa pasando frío después de un concierto tan corto en duración como justo en ejecución. Si esto es normal, nosotros estamos fuera de juego en los conciertos en macro-recintos de estrellas musicales.

Previamente disfrutamos con la actuación de los irlandeses The Strypes, quienes comenzaron antes de lo anunciado su directo. Cuatro chavales trajeados que vinieron a presentar su debut largo, Snapshot (Virgin EMI Records, 2013), echando mano de una soltura y un desparpajo tremendo. Con su rock’n’roll setentero, mezclando a Yardbirds con Stones, entre otros, dejaron un gran sabor de boca entre el público madrileño. Clase, intensidad y una armónica que hablaba por sí sola fueron la tónica de un show rápido, directo y cargado de energía. Bien, muy bien, demasiado bien.

Más fotografías: Arctic Monkeys / The Strypes

[Texto]: Alfredo Rodríguez
[Fotografías]: Alfredo Rodríguez