[Tom Odell @ La Riviera. Madrid. 20.11.2018]
[Promotor: Live Nation]

Tom Odell arrasa en Madrid en su final de gira.

· La intensidad de su concierto fue determinante en su show.

Cuando el joven cantante y compositor Thomas Peter Odell comenzó a tocar las teclas de su piano en la sala La Riviera de la capital interpretando su canción ‘Jubilee Road’, nunca hubiésemos pensado que su concierto terminaría como terminó. Parecía que todo sería lineal e incluso anodino pero, contra todo pronóstico, su show dio un giro radical que terminó con el artista subido en la barra central de la sala flanqueada por las molestas palmeras mientras se bebía una cerveza que se sirvió directamente de uno de los grifos en mitad de la noche. Su espectáculo fue intenso y sorprendente a partes iguales, manteniendo en todo momento a los presentes en vilo debido a sus continuos movimientos sobre su asiento, bajando a cantar entre el público y subiéndose en repetidas ocasiones a su piano como si fuese una tarima. Los asistentes respetaron casi todos los momentos delicados que nos regaló el músico inglés, pero también celebraron con éxtasis sus salidas de tono, sus incontrolables arrebatos de calidad y su gran e intensa voz proveniente de su garganta. Tirando de soledad con ‘Wrong Crowd’, abrazado a un silencio sepulcral en la primera parte del concierto, las tornas cambiaron con otras composiciones donde, respaldado por su banda compuesta por guitarrista, bajista y baterista, parecieron una auténtica formación de rock’n’roll con Odell ejerciendo de maestro de ceremonias desde el centro del escenario. Sin esperarlo, hizo su propio popurrí con el ‘Für Elise’ de Beethoven y el ‘Imagine’ de John Lennon con el presente coreando a pleno pulmón. Tras retirarse hacia el backstage, muchos decidieron irse, perdiéndose un bis formado por cinco canciones entre las que destacaron ‘Concrete’ y ‘Magnetised’, finiquitando su particular “Jubilee Road Tour” de casi una treinta de fechas europeas con una gran ovación. Casi ciento veinte minutos de espectáculo donde Tom deleitó a propios y extraños con una fabulosa puesta en escena y una intensidad sobresaliente.

Más fotografías, aquí.

[Texto]: Alfredo Rodríguez
[Fotografías]: Alfredo Rodríguez