[Incubus @ La Riviera. Madrid. 25.08.2018]
[Promotor: Live Nation]

Incubus cumplen en su cita con el público madrileño.

· Los norteamericanos colgaron el cartel de “entradas agotadas”.

Media docena de años después los californianos Incubus regresaron a la capital, en esta ocasión para presentar su nueva referencia discográfica 8 (Island Records, 2017), su octavo larga duración publicado en abril del año pasado. Tras su show en el macro-festival Rock In Río Madrid junto a Red Hot Chili Peppers, Gogol Bordello y Deadmau5, entre otros, el quinteto formado por Brandon Boyd, Mike Einziger, Jose Pasillas, Ben Kenney y Chris Kilmore colgó el cartel de “entradas agotadas” en su nueva visita, esta vez en la mítica sala junto a la ribera del Manzanares. Desde su pistoletazo de salida con ‘Privilege’ de su tercer LP Make Yourself (Epic, 199) con sampler incluido del ‘Mundian To Bach Ke’ del británico-indio Panjabi MC, hasta el cierre con ‘A Crow Left Of The Murder’ de su quinto álbum de mismo título A Crow Left Of The Murder… (Epic, 2004), los de Calabasas dieron buena muestra de su gran estado de forma sobre las tablas en su particular gira que les mantiene en el territorio europeo durante cuatro semanas. En mitad de su setlist no dudaron en repasar su cancionero, echando mano para ello de singles como los arrolladores ‘Anna Molly’ y ‘Megalomaniac’ en el principio del concierto, los intensos ‘Pardon Me’ y ‘Sick Sad Little World’ en la mitad del show y los emotivos ‘Nice To Know You’ y ‘Wish You Were Here’ antes del bis. Con el respetable aplaudiendo y celebrando cada uno de sus movimientos, sobre todo los de Brandon, tuvieron todo a su favor para darse un buen baño de masas en el primero de los dos directos en nuestro país.

De su citado nuevo largo interpretaron únicamente dos canciones (‘State Of The Art’ y ‘No Fun’), revisando cortes de otros artistas como Chris Isaak (‘Wicked Game’) e INXS (‘Need You Tonight’) y rescatando estrofas de Pink Floyd (‘Wish You Were Here’) y The White Stripes (‘Seven Nation Army’) cuando los presentes entonaron el típico “looo lolo lo…” tan futbolístico como musical en nuestro país. Con un sonido bastante pobre, los técnicos tuvieron que trabajar duramente para ajustar los niveles vocales del citado frontman pero, aún así, la microfonía no daba más de sí, incluso teniendo que cambiar su petaca de sonido en varias ocasiones. Más suerte tuvieron sus compañeros con sus respectivos instrumentos, los cuales sonaron notablemente de principio a fin de la noche. Sin ser un grupo de masas en nuestro país, demostraron con su concierto que su música y sus canciones siguen calando hondo entre sus seguidores españoles. El futuro dirá si en su próxima visita serán capaces de llenar una sala de mayor aforo e incluso algún pabellón.

[Texto]: Araceli Rodríguez
[Fotografías]: Alfredo Rodríguez