Backyard Babies + Audrey Horne @ But. Madrid. 30.04.2019
Promotor: Noise On Tour / Route Resurrection (Resurrection Fest)

Backyard Babies: trabajadores del rock and roll.

· Los suecos contaron con los noruegos Audrey Horne como invitados.

La publicación de su octavo disco Silver and Gold (Century Media, 2019) fue el motivo de la nueva gira de los suecos Backyard Babies, incansables trabajadores del rock and roll en sus distintas variantes. Y es que tras su exitosa gira de festivales los de Nässjö regresaban a la península, esta vez para ofrecer dos shows en formato sala, uno en Madrid y otro en Barcelona. En la capital, nuevamente en una céntrica ubicación como es la sala But situada en el subsuelo del Teatro Barceló, el cuarteto tiró de oficio en una noche repleta de riffs de guitarras y sus estudiadas y medidas poses. Liderados por el convincente Nicke Borg y el peculiar y querido Dregen, el grupo completado por el efectivo Johan Blomqvist y el preciso Peder Carlsson, ejecutaron su papel de currantes del r’n’r. Comenzando con el corte que hace lo propio en su citado nuevo LP (‘Good Morning Midnight’) supieron equilibrar su cancionero con nuevas y viejas composiciones para goce y deleite de sus seguidores locales. Pero fue cuando echaron mano de temas antiguos (‘Minus Celsius’, ‘Highlights’, ‘Th1rt3en or Nothing’) cuando recibieron más vítores y aplausos por parte del respetable. No es que a las canciones nuevas como ‘Shovin’ Rocks’, ‘Yes To All No’ y ’44 Undead’ no les reconociesen su valía, pero fue evidente que los años interpretando sus temas previos sonaron más efectivos. Sobre las tablas pudimos ver a una formación efectiva pero menos entregada que en visitas previas, si bien, cumplieron con su papel de contentar a los presentes y corroborar que siguen siendo uno de los grupos más en forma de la escena escandinava.

Previamente estuvieron presentes los noruegos Audrey Horne, quienes lanzaron su nuevo disco Blackout (Napalm Records, 2018) a principios del año pasado. Liderado por el enérgico vocalista Toschie, el quinteto de Bergen supo aprovechar su momento sobre el escenario, con el citado bajando a la pista a cantar y arengar a los presentes y los guitarristas (Ice Dale y Thomas Tofhagen) poniendo sus fotogénicas poses. En poco menos de una hora, tiraron de su efectivo hard rock y se llevaron sonadas ovaciones en repetidas veces.

Texto: Araceli Rodríguez
Fotografías: Alfredo Rodríguez