El festival In-Edit Beefeater comienza su décima edición. El documental The Rolling Stones Charlie Is My Darling – Ireland 1965 inaugura la programación.

La nueva edición del mejor festival documental musical, el In-Edit Beefeater comenzó en Barcelona. Es la edición número diez, la que tiene más programación y más retos, y los organizadores reconocen los nervios. Y es que este año tendremos parte de la programación fuera de los cines, por una parte con el formato de vídeo bajo demanda de Inedit TV y por otro con visionados de documentales seguidos de conciertos de Doc Alive. Dos propuestas que engrandecen al festival. Conferencias, wokshops y una Masterclass completan este crecimiento del festival fuera de su recinto fetiche. Por si fuera poco, hay sesiones a medida. Con Tus 10 años las sesiones han sido votadas y decididas por los fans del festival y con Top 10 de los mejores 100 documentales musicales de la historia por cerca de una centena de profesionales.

The Rolling Stones Charlie Is My Darling – Ireland 1965

Un documental sobre una banda de culto como los Rolling Stones siempre es interesante, pero en este caso difícilmente podría escogerse una banda icónica de más actualidad para la sesión inaugural. Parece que ya no nos pueden explicar nada más sobre ella, pero de repente aparece un montón de material inédito de una época muy especial: el momento anterior a convertirse en estrellas. Rebuscando entre todo el material de los Rolling para hacer algo especial por los cincuenta años de la banda, toparon con las grabaciones de Whitehead.

Así que Charlie Is My Darling no es el montaje original de Whitehead, sino una revisión de todo el material. Nos explicaba Mick Gochanour en la rueda de prensa, después de ver la cinta, que se habían pasado ocho meses para sincronizar seis canciones, utilizando los gestos típicos de Mick Jagger, que sigue repitiendo cincuenta años después.

En una época en la que aún no sabían cómo ser malos pero en la que hay que tener en cuenta una cosa: el material se rodó como una prueba de cámara para una posible película, para seguir la estela de los Beatles y otros grupos de la época. Pero los Rolling Stones perdieron el interés y al final el material se descartó.

Simplemente viendo la cinta presenciamos gira Irlanda en 1965. Los vemos tocando la guitarra en el tren, atosigados por los fans en los hoteles, durmiendo en un avión, sin la gran bienvenida que tuvieron los Beatles o perseguidos por niños. Ensordecemos con los gritos de las fans en los cines donde tocaron, viendo como la masa enloquecía y el escenario era tomado por algunos exaltados. A los fans incondicionales les encantará esa mirada al pasado, casi a la adolescencia, de sus ídolos. A mi me hubiera gustado un poco mas de profundidad.

[Texto]: Marta Martínez Canal

Más información

In-Edit Beefeater